Actualidad

Los vehículos de ocasión toman la alternativa

Los vehículos de ocasión
toman la alternativa

Aletargado durante mucho tiempo por la bonanza económica y la idiosincrasia de un país en el que la propiedad de un automóvil nuevo es una de las principales banderas de estatus social, parece que el vehículo de ocasión está ocupando ya el lugar que le corresponde en el mercado español. La proporción de ventas de 2,3 coches usados por cada uno nuevo, atribuible más a la caída de las matriculaciones que a la buena marcha de los de ocasión, se acerca a la media europea, que se sitúa en 2,9.

Con motivo de la reciente celebración en Madrid del Salón del Vehículo de Ocasión, la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios –Ganvam– destacaba el protagonismo alcanzado por estos coches como alternativa natural al mercado de nuevos. Los usados son, según sus cuentas, la primera opción para cuatro de cada diez compradores, que ni siquiera se plantean la posibilidad de adquirir uno nuevo. La falta de financiación lleva a comprar “lo que se puede pagar”, por lo que “ya no estamos hablando de coches para colectivos como inmigrantes, jóvenes o mileuristas,” señala el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres. Una prueba de ello es que de los seis coches usados de cada diez que se financiaban antes de la crisis se ha pasado a tres.

Se trata también de una tabla de salvación para muchos concesionarios que consiguen neutralizar la escasa rentabilidad, o incluso las pérdidas, que supone en ocasiones la venta de los coches nuevos y del servicio posventa. Según un informe de Snap On Business Solutions para Ganvam, durante el primer trimestre del año, la rentabilidad media de los concesionarios se situó de nuevo en -1%, “volviendo a los perores momentos de la crisis, debido principalmente al desplome de las matriculaciones y a la caída de la actividad de los talleres”. La caída de la demanda interna y la falta de crédito han hecho que el tráfico de clientes a las exposiciones haya disminuido en torno al 30%, “lo cual hace que las posibilidades de mantener un nivel de facturación mínimo en vehículos nuevos sean realmente difíciles”, señala el informe.

Y son las propias marcas multinacionales, según Antonio Romero-Haupold, presidente de la patronal de los concesionarios, Faconauto, las que les incitan a desarrollar esa actividad de apoyo. El vehículo de ocasión ha sido el “gigante dormido” durante los últimos años, según Romero-Haupold.

Se ha producido incluso el fenómeno que comenta Gerardo Cabañas, director general de la plataforma de vehículos en la Red, AutoScout24, de que la creciente demanda de estos vehículos ha generado una inesperada inflación en sus precios que está dejando atrás el concepto de coches ultrabaratos para dar paso al de “mileuristas premium”, más cotizados a pesar de su precario estado.

Según sus datos, “resulta harto complicado encontrar un usado por menos de 600 euros, y la tarea se vuelve prácticamente imposible en caso de que el presupuesto solo llegue a los 300 euros. Y es que precisamente la oferta de estos vehículos ultrabaratos cayó casi un 41% en 2011”. Estaríamos asistiendo, según Cabañas, a una segunda edad de oro de los coches mileuristas provocada por la recesión que ha hecho de los “coches baratura” la única alternativa viable para muchos españoles. “La gente está poniendo el precio por delante de otros factores, dejando así de lado a los usados jóvenes o de gama alta. Este es uno de los motivos que explican la caída del precio medio del usado, con un descenso por encima del 10% en los dos últimos años”.

Hay otro factor que podría acelerar el trasvase de compras de coches nuevos a usados, sobre todo los más jóvenes, según Cabañas, como es la inminente subida del impuesto sobre el valor añadido, el IVA, prevista por el Gobierno a instancias europeas. Y es que la compraventa entre particulares, que supone seis de cada 10 operaciones en este mercado, está exenta de este tributo, ya que se gravan con el impuesto de transacciones patrimoniales, el ITP, fijado en el 4%.

Por su parte, en las ventas de ocasión realizadas de profesional a particular, el IVA solo se aplica sobre el beneficio obtenido (la diferencia entre el precio de compra y el de venta), por lo que el impacto de la subida será prácticamente anecdótico. Sin embargo, en el mercado de vehículos nuevos, un incremento de dos o tres puntos en el IVA supondrá un sobreprecio de entre 450 y 650 euros de media, lo que unido a la falta de financiación podría actuar como un factor disuasorio más a la hora de llevar adelante la compra.

Ante este panorama, serán muchos los compradores que encontrarán más atractivo acudir al mercado de ocasión y adquirir un usado de uno o dos años con un ahorro en torno al 30% y con unas garantías similares a las de un coche recién salido de fábrica. De hecho, la crisis económica ha llevado a uno de cada tres conductores, según Cabañas, a cambiar su percepción del vehículo de ocasión, que comienzan a verse como una “compra inteligente” que combina el buen precio con la garantía hasta dos años que puede llegar a ofrecer el vendedor.

No es de extrañar, por tanto, que, según Juan Antonio Sánchez Torre, presidente también del comité organizador del Salón del Vehículo de Ocasión, se haya cerrado esta última edición con un aumento del 20% de las ventas respecto al año pasado, “consolidándose como el mejor salón de Europa y como un espacio de venta dirigido enteramente a compradores a corto plazo y no como un mero escaparate o showroom”.

Las ventas de usados se acercarán este año a 1.750.000 automóviles, según Ganvam, lo que supone un incremento del 1% respecto a 2011, y se polarizan entre dos extremos: por un lado, las operaciones con coches de más de 10 años, conocidos como “mileuristas” y generalmente en manos de particulares, que representan el 64,7%, y por otra parte, las de vehículos de menos de un año como son los seminuevos, que suponen una de cada cinco ventas por parte de profesionales.

En cuanto a las previsiones sobre la evolución a corto plazo del precio, según el último Barómetro del Vehículo de Empresa que promueve Arval, la compañía de renting del Grupo BNP Paribas, el 70% de las compañías españolas estima que este año caerá el precio de reventa de los coches de ocasión, frente al 68% de las europeas. Una situación bastante más pesimista que la del año pasado, en el que solo el 32% de las españolas pensaba en la reducción del precio frente al 43% de las europeas.

También recoge el informe las previsiones de ventas de coches de ocasión por marcas, ocupando los dos primeros puestos Renault, con el 13,25 del total, y Seat, con el 12,5%, aunque seguidas muy de cerca por Citroën –11,6%–, Peugeot –11,5%–, Ford –11,2%–, y Volkswagen – 10,7%–. Algo más distanciadas aparecen las premium: BMW –7%, Audi -6,6%– y Mercedes –6,1%–. Y las grandes diferencias registradas entre las motorizaciones según el combustible. Así, mientras que el precio medio de los turismos de gasolina vendidos en 2011 fue de 9.000 euros, el de los movidos por diésel alcanzó los 11. 228.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no