Pequeño, pero práctico

El nuevo Honda HR-V destaca por su amplitud interior y la eficiencia de sus motores, y se vende desde 21.200 euros

Llegaron entre los primeros y vuelven casi los últimos. Honda lanzó el primer HR-V en 1999, cinco años después de que Toyota presentara el RAV4, pionero entre los todoterrenos ligeros compactos. Pero a pesar de vender 110.000 unidades en Europa, 9.000 solo en España, dejó de producirlo en 2006 sin proponer un sustituto. Casi 20 años después el nuevo HR-V cubre el hueco: llegará a finales de septiembre con precios desde 21.200 euros (19.200 con descuento de lanzamiento).

La segunda entrega del HR-V se suma a la avalancha de todoterrenos de todos los tamaños que inunda el mercado. Mide 4,29 metros de largo y está a caballo entre los modelos pequeños como el Renault Captur (4,12) y los medianos como el Nissan Qashqai (4,37) o su gemelo el Renault Kadjar (4,45). Pero su gran rival será el Mazda CX-3 (4,27), que acaba de salir, aunque con un planteamiento diferente. Así, mientras éste prioriza el diseño para seducir sacrificando incluso el espacio de las plazas traseras, el Honda prima la funcionalidad con un interior más amplio, sobre todo atrás, y un maletero sobresaliente para su tamaño (470 litros).








Salpicadero.




A cambio, el HR-V no disfruta una estética tan seductora. Delante tiene un frontal moderno de formas abombadas que transmiten solidez. Pero el lateral es bastante plano y anodino, aunque define una silueta de cupé: el techo cae por detrás para integrar la zaga y los picaportes de las puertas traseras van camuflados.

El interior incluye un salpicadero vistoso, con pantalla táctil y lo último en conectividad. Pero aunque el ambiente es atractivo y presenta una calidad de acabado y ajustes correcta, tiene detalles pobres: tapizado de la parte posterior de los asientos delanteros, plásticos de las puertas traseras… Y la insonorización no está lograda y la mecánica se oye más de lo deseable. Por lo demás, la conducción es cómoda, con un tacto preciso y un comportamiento ágil y estable que da seguridad.

La gama incluye dos motores eficientes: 1.5 i-VTEC de gasolina y 130 CV (desde 21.200 euros y 5,6 litros de media) y 1.6 i-DTEC turbodiésel de 120 CV (23.000 euros y cuatro litros). Solo se ofrecen con tracción delantera y cambio manual de seis marchas, pero el de gasolina puede montar un automático CVT de variador (1.000 euros más y 5,2 litros) de funcionamiento y sonoridad mejorables. El equipo de serie es correcto y la garantía muy buena: cinco años sin límite de kilómetros.



Funcionalidad ingeniosa





Plegado en vertical de la banqueta.


La capacidad interior es el punto fuerte del HR-V y refuerza su funcionalidad en el uso familiar. Destaca el espacio para las piernas en las plazas traseras, superior al de modelos más grandes, y el maletero de 470 litros, que llega a 1.535 si se pliegan los asientos traseros y se carga hasta el techo. Una solución muy ingeniosa es el sistema Magic Seats, que permite levantar la banqueta de atrás y plegarla en vertical contra el respaldo para llevar de pie bultos de hasta 1,24 metros de altura. El equipo de serie en seguridad incluye el sistema de freno activo en ciudad, un radar láser que actúa hasta 32 km/h y avisa y frena al detectar riesgo de colisión.



Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Más Información

coches eléctricos
coches más fiables

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no