Salto hacia la exclusividad

El nuevo VW Passat refuerza su imagen, calidad y tecnología y se acerca a la sofisticación que caracteriza a los modelos de prestigio

Aunque el Golf es el icono indiscutible de VW, el Passat es su modelo más vendido: 1,1 millones de unidades entregadas en 2013 en el mundo. Ante este panorama, el fabricante tiende a aplicar recetas conservadoras en cada nueva entrega que lanza de estos dos modelos: mantiene diseños similares para no descontentar a la numerosa clientela, y profundiza más en la evolución mecánica y tecnológica. Así lo ha hecho con el nuevo Golf y la política se repite ahora en el nuevo Passat. La octava entrega de esta berlina media no sorprende por su estética, que recuerda con claridad al modelo actual, pero gana presencia y deportividad con sus proporciones más afiladas y, sobre todo, potencia su ingeniería, con ahorro de peso, consumos mejorados, equipamientos avanzados y motores de rendimiento llamativo, como un nuevo 2.0 TDi biturbo que rinde 240 CV y gasta 5,3 litros de media. Misma forma con mejor fondo.








Carrocería berlina.




La comercialización se iniciará en noviembre, con carrocerías berlina y Variant o familiar y precios a partir de 26.510 euros en gasolina (1.4 TSi de 125 CV) y 27.790 en diésel (1.6 TDi de 120 CV). Además, a mediados del año que viene se lanzará una variante con mecánica híbrida enchufable denominada GTE que proporciona 50 kilómetros de autonomía eléctrica. Las tarifas no incluyen descuentos, promociones por financiación ni tampoco Plan PIVE.

Con una longitud de 4,76 metros, el octavo Passat es prácticamente igual de largo (decrece dos milímetros), pero gana anchura (1,2 centímetros) y pierde altura (1,4) para ofrecer una línea más esbelta. Y los nuevos detalles de diseño, como una parrilla que se extiende hasta los faros y se fusiona con ellos, refuerzan su presencia y anchura visual y le otorgan aires más sofisticados. Los dos trajes comparten medidas, pero el Variant presenta una estampa con mayor poderío.








Puesto de conducción.




Por dentro se apuesta por el mismo esquema: el salpicadero es muy parecido, aunque los ajustes y materiales transmiten un punto más de calidad y se juega asimismo con la anchura visual (las salidas de ventilación parecen recorrer toda la superficie) para incrementar el empaque. Y según el equipamiento elegido, se pueden incorporar avances como un soporte inalámbrico para cargar el móvil (basta apoyarlo sobre una superficie), la proyección de información en el parabrisas (sistema HUD) y hasta una instrumentación digital, como la del Audi TT, capaz de simular relojes analógicos y mostrar también en formato panorámico los mapas del navegador, entre otras cosas.

Aunque la longitud apenas varía, la batalla o separación entre los ejes delantero y trasero crece casi 8 centímetros y permite ampliar la habitabilidad: los asientos posteriores son todavía más desahogados y valen para todas las estaturas y corpulencias. Y el maletero pasa a cubicar 586 litros en la berlina (21 más) y 650 en el Variant (47 más).

Gracias al nuevo chasis o plataforma modular MQB, el mismo que se emplea en el Golf, y a la mayor aplicación de aceros especiales y otros materiales ligeros, junto al rediseño más eficiente de muchos componentes, el último Passat es hasta 85 kilos más ligero. La versión 2.0 TDi de 150 CV, que será una de las más vendidas, tiene una masa de 1.475 kilos, frente a los 1.532 del modelo saliente, una dieta de 57 kilos en esta variante en concreto.

En marcha, el nuevo Passat mantiene el acertado equilibrio entre estabilidad y confort del modelo actual, con una dirección y suspensiones muy bien ajustadas, y añade una mejor insonorización y un tacto al volante aún más fino y próximo al de las berlinas de lujo (Audi A4, BMW Serie 3 y Mercedes Clase C). Y convence tanto por su confort en uso turístico como por su eficacia y facilidad de conducción ante un manejo más deportivo. Un Citroën C5 puede ser más cómodo, y un Ford Mondeo más dinámico, pero la mejor aportación del VW es que combina los dos extremos con gran naturalidad.








Radiografía mecánica de las versiones 4×4.




La paleta mecánica inicial, en el momento del lanzamiento, constará de cinco motores: 1.4 TSi de 125 y 150 CV, el más potente con desconexión de cilindros ACT (desde 26.510 y 29.160 euros, respectivamente), y tres diésel, 1.6 TDi de 120 CV (27.790), 2.0 TDi de 150 CV (30.200) y 2.0 TDi biturbo de 240 CV (45.230). Éste último viene siempre con cambio automático DSG de siete marchas, tracción 4×4 y acabado superior Sport, y sube de precio.

Al igual que el peso, el consumo también se reduce, hasta un 20% en el mejor de los supuestos. El motor TSi de 150 CV gasta ahora 4,9 litros de media oficial, 1,3 menos que antes, mientras que el 2.0 TDi de 150 CV se conforma con 4,1 litros, medio menos. El nuevo 1.6 TDi de 120 CV, por su parte, consigue bajar de la frontera de los cuatro litros.

En la primera mitad de 2015, la oferta se ampliará con los motores 2.0 TDi de 190 CV, la evolución del actual de 184 CV, y con nuevas mecánicas de gasolina: 1.8 TSi de 180 CV y dos 2.0 TSi con 220 y 280 CV, y los tres vendrán con cambio DSG, de siete marchas en el primero y de seis en los otros, y el más potente suma también tracción 4×4 o 4Motion. Aparte de en los citados, los 1.4 TSi y 2.0 TDi podrán montar asimismo cambio automático DSG y 4Motion.

Todos los propulsores cumplen la nueva norma de emisiones europea UE6 y llevan de origen sistema Start&Stop.

Por lo demás, se ofrecerán tres acabados: Edition, Advance y Sport. El primero viene ya con casi todo (llantas de aleación, USB, bluetooth, climatizador…), aunque para disponer de las últimas innovaciones hay que subir, al menos, al Advance, que incluye el sistema Pre Crash o de protección previa a una colisión (tensa los cinturones y prepara los airbags para maximizar la protección) y también el Front Assist, con un radar delantero que controla la distancia de seguridad y activa también, cuando se requiere, la frenada automática de emergencia en ciudad (funciona hasta 30 km/h). El Sport, por su parte, suma el control de velocidad inteligente ACC, con parada y arranque automáticos del vehículo en los atascos, faros de luces led completos, con gestión de las largas, y la instrumentación digital.








Instrumentación digital.




El control de la atención del conductor y la frenada anticolisiones múltiples, que tras el primer impacto trata de detener el vehículo para evitar golpes adicionales, vienen de serie, y se completan ahora con la nueva función Emergency Assist o asistente de emergencia: si el coche no aprecia actividad por parte del conductor (se ha dormido, por ejemplo) trata de alertarlo con avisos acústicos y visuales y, sino hay respuesta, supone que está en apuros (mareos, desmayos…) y entonces activa los cuatro intermitentes, frena el coche de forma progresiva hasta la detención completa y llama a los servicios de emergencia.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Más Información

El huracán ‘Ian’ inunda y destroza un McLaren P1 edición limitada
Cohe Fantástico

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no