Las modas dentro del mundo del motor a menudo suponen el auge de determinadas marcas o la caída de otras, pero también pueden influir en aspectos que a priori puedan no parecer relacionadas, como es el caso de la seguridad. Y es que, según un estudio llevado a cabo por Detroit Free Press y USA Today, el auge de los SUV está teniendo como consecuencia un aumento de los atropellos mortales.

Concretamente, se habla de que un SUV tiene una posibilidad entre dos y tres veces mayor de matar a un peatón en caso de atropello comparado con un vehículo convencional. Hay que tener en cuenta que en Estados Unidos lo habitual es que se conduzcan todocaminos (y todoterrenos y ‘pick-ups’) de grandes dimensiones, por lo que en mercados como los europeos seguramente hablaríamos de índices algo menores.

Sin embargo, los datos que arroja el estudio resultan bastante impactantes. El primero es que los atropellos mortales han aumentado en el país norteamericano un 46% desde 2009, alcanzando en 2016 una cifra de 6.000 muertos en accidentes con solo un coche implicado. En ese periodo, el número de atropellos mortales en los que estaba envuelto un SUV aumentó un 81%.

El incremento resulta lógico dado el aumento de las ventas de este tipo de coches, ya que en 2014 los SUV superaron a los sedanes en matriculaciones; actualmente, junto con las pick-ups, suponen el 60% de las ventas de vehículos nuevos.

Por otro lado, el índice de mortalidad es algo que no termina de sorprender: este tipo de vehículos tienen un tamaño mayor, pero sobre todo cuentan con un frontal mucho más alto y normalmente más vertical que en un compacto o sedán, lo que implica impactos más directos en los que el peatón es arrollado con más contundencia, sin posibilidad de amortiguación sobre el capó.

También hay que tener en cuenta que la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA), el equivalente del Euro NCAP en Estados Unidos, no cuenta con la protección de peatones entre las áreas que se valoran al evaluar los vehículos, algo que sin duda repercute en que los fabricantes desatiendan este aspecto.