Un lío de pedales

Claro ejemplo de cómo no entrar en un túnel de lavado: acelerar a fondo sin control está mal, romper rodillos y demás maquinaria, también.

A veces pasa: vas a pisar el freno todo convencido y resulta que ese no es el pedal, es el del acelerador, y una vez lo has pisado piensas: “ya que estoy, lo aprieto hasta el fondo y ya veré”. Y no te importa el hecho de estar arrasando en el interior de un túnel de lavado.






Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Más Información

Autopía: historia de la automoción en un entorno idílico
Neumáticos

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no