• 1 / 7

    Neumáticos

    El elemento que mantiene al coche en contacto con el asfalto y uno de los que, si no están en el estado correcto, pueden dar más problemas. Conviene revisar cuál es la profundidad del dibujo (debería ser de más de 1,6 mm, preferentemente de 2), que su desgaste sea uniforme y que tengan la presión correcta.

  • 2 / 7

    Equilibrado y alineación

    Son dos aspectos que afectan notablemente a la conducción. Si el equilibrado de neumáticos no es correcto se notarán molestas vibraciones en el volante y el habitáculo. Si falla la alineación, el coche tenderá a desviarse hacia uno de los dos lados por inercia.

  • 3 / 7

    Frenos

    El conductor no puede cambiarlos sin acudir al taller, pero sí debe fijarse en su estado, ya que el empeoramiento es progresivo. Los discos se deforman y puedan acumular suciedad y óxido, restando efectividad a la frenada. Si al aplicar presión al pedal este no responde de manera acorde a la intensidad aplicada de manera correcta, es posible que toque cambiarlos.

  • 4 / 7

    Luces

    No cuesta nada comprobar su estado y, en términos generales, las bombillas defectuosas se pueden reemplazar con facilidad. Una mala iluminación conlleva que nos podamos llevar sorpresas en la carretera y que, además, el resto de conductores no nos vean. Resulta igual de importante regularlas correctamente para evitar deslumbrar a otros usuarios.

  • 5 / 7

    Limpiaparabrisas

    Si hay suerte será una Semana Santa soleada, pero la experiencia demuestra que es un periodo en el que suele llover. Por eso es importante llevar los limpiaparabrisas es buen estado ya que, si no desalojan el agua con la eficacia requerida, la pérdida de visibilidad será considerable. Si están en mal estado pueden llegar a rayar el parabrisas.

  • 6 / 7

    Aceite del motor

    De los cometidos más sencillos de llevar a cabo pero que, si no se realiza como se debe, puede llevar a averías graves en el motor. Con el coche parado, en llano y en frío, saca la varilla, límpiala y vuelve a introducirla. Comprueba si el nivel está entre las marcas recomendadas y, si está por debajo, rellénalo.

  • 7 / 7

    Líquido refrigerante

    Lo normal es que no dé problemas, puesto que circula por un circuito sellado, pero si al comprobar su nivel está por debajo de lo debido, conviene acudir a un taller para que detecten y sellen la fuga. Tiene una función doble: en zonas frías actúa como anticongelante, y si circulas por lugares donde las temperaturas son elevadas, refrigera el motor.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no