Conducir

Los coches usados que de verdad merece la pena comprar

Subastas, coches de empresa y otras alternativas para hacerse con un vehículo en buenas condiciones, con pocos kilómetros y a un precio muy competitivo.

Comprar coche segunda mano

En determinados casos, los coches de segunda mano están casi como nuevos.

El elevado precio de un coche nuevo es, casi siempre, el motivo por el que algunos compradores deciden plantearse adquirir uno de segunda mano. En esas ocasiones se suele dejar de lado el aspecto emocional y se da rienda suelta a la resignación: el conductor necesita un coche y, como no puede estrenar el que desearía, se conforma con lo que haya entre los de ocasión.

Pero esa percepción es un error: puedes conducir el coche de tus sueños y, además, tener la sensación de ser casi el primer propietario. Existen varias posibilidades para encontrar el coche que buscas y pagar menos por él.

El coche de tus sueños

Pensarás que si ya es difícil contar con 17.249 euros –el precio medio de un vehículo nuevo en España, según los últimos datos de la Agencia Tributaria, de 2018–, multiplicar esa cantidad por dos o por tres para comprar el coche de tu vida es ciencia ficción. Pues no necesariamente…

Un buen lugar para empezar a buscar es entre los coches que las empresas de renting o leasing retiran tras finalizar el contrato con sus clientes. Hay de todo, pero muchos son vehículos de alta gama con tres o cuatro años de antigüedad, muy bien equipados y que han sido cuidados con esmero. Tanto el kilometraje como el mantenimiento están certificados, lo que es toda una garantía a medio y largo plazo. Puedes echar un vistazo en ALD seconddrive o en Arval para ver algunas ofertas.

¡Adjudicado al mejor postor!

Comprar un coche en una subasta es otra opción. Estos vehículos proceden de embargos realizados por empresas privadas –bancos o financieras– por un impago o un incumplimiento en el contrato de venta, o por organismos públicos como ayuntamientos, juzgados o la Agencia Tributaria.

Antes de intentar acceder a una subasta organizada por una empresa privada, asegúrate de que puedes hacerlo como particular; lo mejor es preguntar en una sucursal de un banco y, en caso afirmativo, enterarte de los requisitos que debes cumplir para participar en la puja.

Para conocer las subastas de ayuntamientos o comunidades autónomas, lo mejor es consultar en los propias instituciones. Si estamos hablando de organismos estatales, la Agencia Tributaria tiene un buscador muy práctico que recoge todo tipo de bienes subastados, incluidos los coches.

Si no quieres estar pendiente de las subastas que puedan ir surgiendo, puedes participar en las que organizan empresas especializadas en este sector. Estas pueden ser presenciales u online, lo que cada vez es más frecuente. Ten en cuenta que lo más posible es que tengas que depositar un porcentaje del precio de salida del coche para garantizar la puja. Una de las multinacionales más relevantes de este sector es BCA.

Con muy pocos kilómetros

Si lo que buscas es un modelo de una marca concreta y con muy pocos kilómetros, quedarte con un coche de uso interno del concesionario es la mejor opción: son los conocidos como “vehículos de servicio”. Pero ¿de dónde proceden? Habitualmente son coches que se dejan probar a los clientes y que, además, son utilizados en el concesionario para hacer gestiones internas. También pueden ser vehículos de dirección; es decir, cedidos a determinadas personas durante un tiempo.

En ambos casos suelen ser coches con pocos meses de vida, normalmente con un kilometraje moderado y en los que las operaciones de mantenimiento están garantizadas (y acreditadas). Quizá te encuentres con que el descuento que se aplica a estas unidades no es muy elevado, pero piensa que siempre será más económico que comprar ese mismo coche nuevo.

Con menos de dos años: casi de estreno

Un coche usado no es sinónimo de un coche añoso. Es más, si tiene menos de dos años de vida todavía gozará de la garantía del fabricante: es un seminuevo. Por lo tanto, adquirir un vehículo de hasta 24 meses es una manera muy inteligente de ahorrar y de no comerse la cabeza con lo que se deprecia un coche nuevo.

Para comprar uno de estos vehículos lo mejor es acudir a un concesionario oficial: todas las marcas comercializan vehículos de segunda mano totalmente garantizados, tanto propios como de otros fabricantes. Otra posibilidad es esperar a una gran feria de coches usados y, en una visita, contemplar todas las posibilidades. El Salón de Vehículo de Ocasión y Seminuevo de Madrid, que se celebrará entre el 22 y el 31 de mayo, y Ocasión, el Salón del Vehículo Seminuevo (en Barcelona del 26 de noviembre al 6 de diciembre) son dos citas imprescindibles si te planteas la llegada de un seminuevo a tu garaje.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no