Conducir

Los mejores trucos para cargar el maletero en vacaciones

Transportar en el coche lo necesario para estas semanas de descanso es una tarea ardua. Aunque hay técnicas que ayudan a conseguirlo.

maletero

Hay que afrontar esta tarea antes de iniciar el viaje.

Ubicar en el maletero todo lo necesario para unas largas vacaciones es una labor complicada casi siempre. Incluso quienes utilizan un monovolumen o un comercial de pasajeros no lo tienen fácil, por lo general también transportan a más ocupantes… y más carga.

Así que, en esta época veraniega, son muchos los que se enfrentan a tal desafío. Algunos trucos pueden ayudar a conseguirlo, a optimizar el espacio disponible y, desde luego, a circular con seguridad a pesar de una carga superior del vehículo.

Los siguientes son algunos de ellos, tan prácticos como efectivos:

Orden en la colocación

Las maletas y bultos más grandes y pesados deben de ir al fondo del maletero y sobre el piso. Por un lado, no presionarán el resto de los objetos, pero, más importante, resulta más seguro, puesto que asienta el peso más abajo, rebajando el centro de gravedad, y reduce las posibilidades de que se muevan en caso de frenazo o cambio brusco de dirección.

Aprovechar los huecos

Una vez colocados los bultos (maletas u objetos) más grandes se deben aprovechar los espacios disponibles en el maletero con otros de menores dimensiones. Con ello no solo se aumenta la capacidad de carga, también se aseguran unos contra otros para evitar que se muevan durante la marcha. Eso sí, cuidado con comprimir más de la cuenta si alguno de ellos es frágil, como por ejemplo material informático o de fotografía.

Sujetar con esmero

Los objetos sueltos en el maletero o el habitáculo se pueden transformar en proyectiles en caso de accidente. Por ese motivo conviene afianzarlos empleando sistemas como cinchas, pulpos o las redes de organización que ofrecen muchos vehículos o se pueden comprar como accesorio. La presencia del cubremaletero o bandeja también ayuda a mantenerlos en su sitio.

Otros espacios

No se debe olvidar que la mayoría de los coches tienen muchos huecos portaobjetos por todo el habitáculo, así que es buena idea emplearlos para alojar los objetos más pequeños y que así se libere espacio en la zona de carga principal.

Maletero

La bandeja, zona prohibida

Resulta una obviedad, aunque muchos son los que lo olvidan. La bandeja o cubierta del maletero tiene exclusivamente esa función, no es una repisa para colocar más objetos. Por dos razones evidentes: limita la visibilidad posterior a través del retrovisor y resulta muy peligroso en caso de una frenada brusca, sobre todo si son bultos de cierto peso.

Cinturones traseros

Si las plazas posteriores no van ocupadas (o solo alguna de ellas), conviene poner los cinturones de seguridad como un sistema de retención añadido para que la carga del maletero no salga despedida en caso de accidente.

Racionalizar el equipaje

No es fácil, pero conviene hacer un firme propósito. Muchas veces llenamos las maletas de “por si acasos”, motivo que hace que se lleve más equipaje de lo que en realidad hace falta. Ir tan cargados no solo es más engorroso y molesto, sino que además supone un peso extra que perjudicará al consumo del coche e incluso a su estabilidad.

Regular las luces

Una cuestión de seguridad, más allá de la propia colocación de la carga, es la regulación de los faros. El coche circulará más pegado al suelo, así que hay que elevarlas un poco para que nos aporten la correcta visibilidad. Tampoco hay que excederse: no queremos deslumbrar al vehículo que viene de frente.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no