• 1 / 16

    Mazda Sassou (2005)

    Mazda adelantaba un utilitario de imagen musculosa, con unas proporciones muy atléticas y una estética deportiva gracias a los marcados pasos de rueda, las grandes llantas o el incisivo frontal.

  • 2 / 16

    Mazda 2 (2008)

    El modelo de producción vio la luz unos años después, con un diseño mucho más comedido. Es cierto que mantenía más o menos las proporciones del prototipo, pero perdió sus rasgos más visuales, como la gran parrilla delantera o el corte más recto del techo.

  • 3 / 16

    Ford Iosis X (2006)

    El prototipo de crossover era imponente, con unas ruedas enormes, una altura libre al suelo considerable y vistosas defensas inferiores. Añadía una línea de cintura claramente ascendente y lucía detalles llamativos, como los retrovisores en la parte superior del pilar A.

  • 4 / 16

    Ford Kuga (2008)

    El Kuga de serie conservó algún detalle similar, como la forma de la parrilla o de la entrada de aire del paragolpes, pero relajó mucho su carácter, ofreciendo una imagen más convencional y familiar.

  • 5 / 16

    Dacia Duster Concept (2009)

    La propuesta de la marca rumana era un SUV robusto, de aspecto casi futurista, con multitud de elementos llamativos. Lo eran sus alargados grupos ópticos delanteros, que se extendían tras los pasos de rueda, sus puertas traseras de apertura inversa o el formato del pilar C.

  • 6 / 16

    Dacia Duster (2011)

    Nada tuvo que ver el Duster que llegó a las calles, con un diseño mucho más corriente que, eso sí, fue suficiente (junto con su bajo precio) para convertirlo en un éxito de ventas.

  • 7 / 16

    Lexus LF-Ch (2009)

    Adelantaba el que sería el primer compacto de la marca japonesa, que en formato prototipo quizá pecaba de una estética cercana al ‘tuning’ (las llantas cromadas, por ejemplo) pero en conjunto transmitía un carácter muy deportivo.

  • 8 / 16

    Lexus CT 200h (2011)

    Lógicamente la marca modeeró el diseño para llevarlo a producción, pero los recortes en este aspecto (ruedas más pequeñas, frontal menos incisivo, faros menos afilados) le quitaron gran parte de su encanto estético, decantándose por un estilo más formal y serio.

  • 9 / 16

    Renault R-Space (2011)

    A pesar del nombre, no adelantaba un futuro Espace, si no su hermano pequeño, el Scénic. Presentaba un formato de monovolumen, pero con un corte muy deportivo que le confería una imagen realmente dinámica. La línea que se prolonga desde el capó al techo y la zaga o las enormes llantas llamaban poderosamente la atención.

  • 10 / 16

    Renault Scénic (2017)

    El cambio en esta generación fue total, adoptando ciertos rasgos de los tan de moda SUV para poder sobrevivir en el mercado, lo que tuvo un resultado positivo en cuanto a imagen. Hay que valorar que la marca intentara mantener el espíritu del prototipo, pero inevitablemente perdió gran parte de su esencia en el camino a la producción.

  • 11 / 16

    Citroën Aircross (2015)

    Anticipaba un SUV, pero sus líneas maestras le hacían parecer un todoterreno con todas las de la ley: voladizos cortos, una parrilla que por aquel entonces sorprendió, grandes llantas, neumáticos off-road, puertas traseras de apertura suicida… El modelo entraba por los ojos.

  • 12 / 16

    Citroën C5 Aircross (2018)

    El C5 Aircross conserva el espíritu del original, pero las modificaciones necesarias para convertirlo en producto de serie (como alargar la distancia entre ejes, añadir puertas traseras convencionales o disminuir el tamaño de las ruedas) varían mucho las proporciones del prototipo, derivando en una imagen algo menos emocionante.

  • 13 / 16

    Lexus UX Concept (2016)

    Lexus es una marca con un diseño agresivo que arriesga con sus prototipos, por lo que es lógico que aparezca más de una vez en la lista. El UX anticipaba la llegada del primer SUV compacto de la marca, y lo hizo con un modelo hipermusculado, con una carrocería llena de aristas y cortes que desde un primer momento quedó claro que no llegaría así a la calle.

  • 14 / 16

    Lexus UX (2019)

    Mantuvo el diseño de la parrilla y las proporciones generales, pero limpiando la mayoría de las angulosas formas de la carrocería, lo que invetiblemente le hizo perder cierto atractivo estético.

  • 15 / 16

    Mercedes EQA Concept (2017)

    El benjamín de la familiar eléctrica de Mercedes apuntaba a ser un compacto de corte futurista, carrocería de formas suaves, superficies limpias y con una caída de techo de corte cupé.

  • 16 / 16

    Mercedes EQA (2021)

    Finalmente el EQA ha dado el salto al tan de moda segmento SUV, siendo una suerte de Mercedes GLA eléctrico, con detalles vistos en el prototipo (se mantiene la forma del conjunto de faros y parrilla), pero con un diseño mucho más conservador y que arriesga poco.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no