Motos

El gusto de una moto grandiosa

Honda ha fabricado una moto para soñar: grande, ancha, bien hecha, buena y muy cara

El gusto de una moto grandiosa

Honda dice que ha lanzado esta F6B con la intención de rebajar la media de edad de los potenciales clientes de la superviajera Honda Gold Wing 1800, simplificándola con una estética más juvenil y aligerándola en bastantes apartados. Ha adelgazado 30 kilos, pero aún con eso sigue pesando en orden de marcha casi 400 kilos, 388 para ser exactos. Para conseguir esa rebaja de peso, ha desaparecido todo el baúl trasero y el asiento-sillón del pasajero con sus reposabrazos. En su lugar encontramos un diseño mucho más grácil y estilizado, con la parte trasera tipo bagger, es decir, con una suave caída al más puro estilo norteamericano.

También han desaparecido la marcha atras con todos sus mecanismos, el control de velocidad de crucero, la regulación de la suspensión trasera neumática con compresor eléctrico y otros muchos pequeños detalles que ayudan a rebajar peso y precio. Lo que mantiene es su característico y potente equipo de música, aunque en este caso solo lleva altavoces delanteros, atrás no hay donde colocarlos.

Mecánica sin cambios

Tanto el motor de 6 cilindros boxer de 1.832cc, que rinde 118 CV a 5.500 rpm, como el robustísimo bastidor doble viga de aluminio son exactamente los mismos que en la GL 1800 Goldwing, al igual que el 95% de las piezas que permanecen invariables. Es una delicia de funcionamiento, siempre suave, sin vibraciones, constante en su empuje y sorprende el dinamismo y prestaciones que proporciona, muy superiores a la Goldwing, sobre todo en aceleraciones y recuperación.

El cambio de marchas es de cinco velocidades con una quinta “súper directa” para mantener buenos cruceros con el motor girando a pocas revoluciones con suavidad de marcha y consumos moderados. La transmisión final es por cardán, tiene un funcionamiento exento de brusquedades porque va perfectamente amortiguado y un mantenimiento casi nulo.

Su sistema de frenada es combinada con ABS, al accionar la maneta derecha o el pedal entran en juego los dos discos delanteros y el trasero, tiene un rendimiento excelente, realiza con solvencia y mucha eficacia un trabajo difícil, que es el parar más de media tonelada de peso cuando van dos personas a bordo y plena carga.

En marcha

En contra de lo que puede parecer, resulta una moto sorprendentemente fácil de llevar, porque tiene una altura reducida y un reparto de pesos extraordinariamente bien colocados. Eso sí, el conductor tiene que tener cierta experiencia y buenas manos para serpentear entre los coches por ciudad, que evidentemente no es lo propio de esta F6B, aunque su comodidad y buen tacto ayudan a desenvolverse con más agilidad de lo que cabe esperar.

En carretera, la forma de rodar de esta moto puede calificarse de majestuosa, con un tacto general sensacional y una ergonomía muy lograda. En autopista y autovía su pequeña pantalla, esclava del diseño, no protege demasiado, pero se puede elegir otra más alta que se ofrece como opción. En carreteras viradas su peso y dimensiones generan inercias, pero en manos de conductores con experiencia se controlan con relativa facilidad. Resulta divertido y emocionante pilotarla con cierta agresividad, apoyando fuerte en pleno viraje y disfrutando de una capacidad de inclinación suficiente para una moto tan grande, ancha y larga.

El lugar del pasajero es amplio, cómodo y se puede pedir un escueto respaldo con portabultos opcional que aumenta el confort y completa la capacidad de carga de sus dos maletas laterales en las que caben un casco integral en cada una y algunas cosas más. También proporciona una generosa guantera para llevar diferentes objetos que utiliza el espacio dedicado al airbag en la Goldwing y otra pequeña guantera lateral sin cerradura para pequeños objetos, como mando del garaje, llaves, móvil, etcétera.

Conclusión

Esta F6B es una moto única y exclusiva, una moto para admirar y disfrutar paseando y luciéndola como una auténtica cruiser-bagger de última moda norteamericana. Está claro que no será una moto para multitudes, sus dimensiones y su precio la convierten en un objeto de deseo, pero hay que dar las gracias a Honda por seguir fabricando motos tan apasionantes, tan grandiosas, que ilusionan y hacen soñar.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no