Pruebas

Los mejores compactos con carrocería familiar: vida a bordo

Seat León ST, Ford Focus Sportbreak, Kia Proceed y Peugeot 308 SW: cuatro compactos con portón trasero que cumplen como alternativa a los SUV y tienen precios más asequibles.

coche familiar

De izquierda a derecha, Peugeot 308, Ford Focus, Seat León y Kia Proceed. / Enrique Brooking

Compactos por fuera, pero casi tan amplios como las berlinas medias, y con espacio para alojar cinco adultos con un confort similar. Ofrecen unas plazas delanteras desahogadas con asientos grandes que sujetan bien, aunque los del Peugeot tienen las banquetas más cortas y un puesto de conducción peculiar.

Atrás hay más diferencias y el mejor es el Ford, que, aparte de ser más ancho, tiene más espacio para las piernas. Los demás son casi iguales en anchura y ofrecen el mismo espacio en la zona de las rodillas. La diferencia está en el diseño de la banqueta, en función de si llega hasta las puertas o no, clave si viajan tres atrás.

Así, mientras el Peugeot lo aprovecha mejor y es el más logrado tras el Ford, el Seat y el Kia dejan más hueco. Y aunque la plaza del medio del León es más cómoda, el túnel del piso y la consola de las plazas delanteras, que sobresale por detrás, limitan el espacio para las piernas. Pero todos ofrecen suficiente altura al techo, hasta el Proceed, que por su diseño cupé no lo aparenta.

Aunque los cuatro anuncian maleteros de unos 600 litros y más, ninguno llega a 500 en nuestras mediciones (hasta la base de la bandeja). Los mayores son los del Seat y el Peugeot, casi iguales; el del Ford se acerca mucho, y el del Kia está por detrás: incluye unos compartimentos debajo que restan capacidad. La presentación interior está cuidada en todos, con buenos materiales y ajustes y unos acabados correctos, aunque incluyen algunos detalles y plásticos mejorables.

Destaca el salpicadero en arco del Ford, con la consola más adelantada, y la funcionalidad del Seat, que lleva la pantalla integrada y todo a mano. El Kia aporta también una buena puesta en escena y los mandos bien posicionados, y el Peugeot acusa la veteranía más que el León, con una pantalla de tacto más lento, una consola central muy sobria y voluminosa y unos menús superados. A cambio, tiene mejores plásticos que el Seat, sobre todo los paneles de las puertas, un tanto austeros en el León.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no