Como ahorrar hasta un 50% en la factura del taller (mimando tu coche)

Proliferan las empresas que alquilan boxes de trabajo por la mitad de lo que cuesta la mano de obra. Para los inexpertos, cuentan con mecánicos-asesores.

Como ahorrar hasta un 50% en la factura del taller (mimando tu coche)

Animarse con el mono de trabajo reduce la factura notablemente.

Una mesa de trabajo y unas cuantas herramientas bastan para que los amantes de la marquetería pasen las horas muertas disfrutando de su pasión. También lo tienen fácil los buscadores de sellos o de monedas, pero los aficionados a la mecánica no pueden tener un taller en casa. El carro de herramientas, un elevador, un suelo al que poder castigar…

Eso ya no es problema. La fiebre del “hazlo tú mismo” ha contagiado también al mundo de la reparación de vehículos permitiendo que, primero, los aficionados puedan “trastear” con su coche en un entorno profesional y, segundo, todos los conductores puedan ahorrarse una cantidad interesante de dinero prescindiendo de la mano de obra en reparaciones sencillas, siempre que se tengan los conocimientos suficientes para no comprometer la seguridad del vehículo. 

Las empresas que alquilan boxes completamente equipados son cada vez más populares, y buenos ejemplos son Bricarbox, Bricotaller o la veterana Repara tu vehículo. Porque si algo está claro es que nadie va a mimar tu coche como tú mismo.

taller

Instalaciones de Bricarbox

“Los trabajos más habituales suelen ser los cambios de aceite y pastillas, los filtros o las suspensiones”, repasa Gaizka Muguerza, director comercial de Repara tu vehículo, y añade: “Al principio, los clientes venían buscando un ahorro en la factura, pero, poco a poco, cada vez acuden más personas con vehículos clásicos para disfrutar haciendo reparaciones mientras cuidan sus coches con sus propias manos”.

La franquicia Repara tu vehículo cuenta con nueve centros en España y trabaja desde 2009 para que los aficionados a la mecánica encuentren un box con todo lo necesario, “desde elevadores de última generación hasta carros con todas las herramientas necesarias para trabajar y, sobre todo, entornos diáfanos y muy luminosos, con amplias cristaleras”, explica Muguerza.

Aunque siempre con asesoramiento profesional, para garantizar que las reparaciones se llevan a cabo correctamente. “En nuestro taller, además de todo lo necesario para trabajar, hay siempre mecánicos a los que los clientes pueden recurrir si tienen alguna duda o no saben continuar con la reparación”, explica Alberto Mugartegui, de Bricarbox.

Mugartegui también habla de un cambio en el perfil del cliente: “Cada vez son más los que entienden la mecánica como un divertimento y prefieren venir a nuestros espacios en lugar de tirarse al suelo de su garaje y meterse debajo del coche con un monopatín”.

Aunque no es de extrañar que el primer perfil de cliente, el que busca reducir la factura, siga siendo el más habitual. José Enrique Olives, de Bricotaller, habla de una rebaja que ronda el 40 o el 50%:

“Tomando como ejemplo un cambio de las pastillas de freno, difícilmente encontraremos un taller que nos lo haga por menos de 150 o 200 euros y, si tenemos en cuenta que una hora en alguno de nuestros boxes cuesta 16, probablemente no gastemos más de 60 euros en total, sumando el precio de las pastillas”.

Y eso se nota, claro. En la misma línea habla Gaizka Muguerza, de Repara tu vehículo: “Si estimamos la hora de mano de obra profesional en los 40 euros y alquilar un espacio sale por la mitad, más o menos, la rebaja es más que evidente”.

Taller

Instalaciones de Repara tu vehículo

La explosión de los tutoriales y los vídeos que enseñan a realizar todo tipo de reparaciones tiene mucho que ver con el auge de este modelo de negocio. “En Repara tu vehículo –explica Muguerza– también impartimos cursos, tratando que cada vez sean más las personas que encuentren en la mecánica un pasatiempo y se den cuenta que ellos mismos pueden arreglar sus coches mientras disfrutan”.

Algo que ya tienen claro en otros países porque, como afirma Mugartegui, de BricarBox, “en Inglaterra o Alemania esto es mucho más común que en España. ¿Y quiénes cuidan mejor los coches que los alemanes?”.

En definitiva, que se encienda un chivato en el cuadro de mandos ya no tiene por qué ser sinónimo de descalabro del presupuesto mensual. Ahora, existe una alternativa: remangarse y hacerlo uno mismo. Y para los aficionados, se acabó lo de trabajar de cualquier manera en el garaje; ahora es posible operar como un mecánico profesional… por horas.