Nuevo Opel Insignia Grand Sport: más y mejor que antes

La marca alemana renueva su berlina al completo: luce un diseño más atractivo, mejora su aerodinámica y adelgaza 175 kilos.

Nuevo Opel Insignia Grand Sport: más y mejor que antes

Opel aporta carácter deportivo al modelo.

El Opel Insignia Grand Sport reveló sus primeras pinceladas hace poco más de un mes y ahora por fin lo conocemos en su versión de producción definitiva. La berlina alemana se renueva por completo y los cambios le sientan francamente bien.

boton_probarSu estética es claramente deudora tanto del Opel Monza Concept como del Buick Avista, con un frontal situado en una posición más baja, la parrilla con forma de diamante más ancha y fina y unos faros de nueva factura que estrenan la segunda generación del sistema IntelliLux LED, más preciso y con 400 metros de alcance.

El apellido que luce el nuevo modelo de Opel no es al azar, y es que crece en sus dimensiones a la vez que adopta una silueta algo más deportiva. Esto se debe a sus proporciones más atléticas, con una longitud ligeramente superior (4.870 mm), un ancho de vías 11 mm mayor y una altura reducida en 29 mm. Además, mientras que la distancia entre ejes ha aumentado en 92 mm, mejorando la habitabilidad interior, se han recortado sensiblemente los voladizos delantero y trasero. Dichos cambios han servido para mejorar su coeficiente aerodinámico hasta 0,26. 

A pesar del aumento de tamaño, esta nueva generación es más ligera que su predecesora: pesa hasta 175 kilos menos (según versión), de los cuales 60 kilos se han ahorrado en la carrocería.

El interior se beneficia de una mayor batalla sobre todo en las plazas traseras, donde aumenta 32 mm la altura de la cadera, 25 mm en la de los hombros y hay ocho milímetros más de espacio hasta el techo. El maletero, por su parte, cuenta con una capacidad que oscila entre los 490 y los 1.450 litros.

opel insignia grand sport

Respecto al habitáculo del Opel Insignia Grand Sport, su diseño recuerda a otros modelos de la familia, con un salpicadero muy despejado, un cuadro de instrumentos que puede ser digital y una consola central formada por una pantalla táctil sin marco que sirve de soporte al sistema IntelliLink compatible con Apple CarPlay y Android Auto. La dotación tecnológica no se queda ahí, incluye también un HUD, cámara de visión 360º, asistente de mantenimiento de carril, alerta de cambio involuntario de carril, alerta de tráfico transversal trasero y control de crucero adaptativo con frenada automática de emergencia, entre otros.

La marca no ha concretado sus motores, aunque se sabe que “estará disponible con una amplia de motores turbo de última generación”. Incorporará una nueva caja de cambios automática de ocho relaciones que, en principio, solo se podrá combinar con la tracción integral.

Esta contará con un sistema de reparto vectorial de par motor, que dosifica la fuerza enviada a cada rueda para optimizar el paso por curva del coche. También cuenta con el chasis FlexRide, que adopta amortiguación, respuesta del acelerador y dirección en función del modo de conducción seleccionado.

El Opel Insignia Grand Sport se presentará de manera oficial en el Salón del Automóvil de Ginebra 2017.