Cómo llevar los esquís en el coche: los 6 mejores sistemas

Una guía para transportar las tablas correctamente en pleno apogeo de la temporada de nieve.

Cómo llevar los esquís en el coche: los 6 mejores sistemas

Portaesquís de techo.

Cada día que pasa, son más. Más y más y más kilómetros esquiables abiertos en las estaciones de esquí para delicia de los amantes del deporte blanco, que llevan un año esperando para desempolvar de nuevo sus esquís, subirlos del trastero y cargarlos en el coche.

Y ahí vamos: ¿cómo transportar los materiales necesarios para tener un estupendo día de nieve con seguridad? Las alternativas son varias, y cada una con sus características propias.

Soluciones para el techo, magnéticas, cofres, bolsas para el interior del vehículo… Aquí está la guía para saber todo sobre los sistemas para llevar tus esquís y las tablas de snow.

PORTAESQUÍS DE TECHO

Es, sin duda, la alternativa más popular. Unas barras transversales que se instalan en el techo del coche y que permiten transportar desde un solo par de esquís hasta seis, según su tamaño. Suelen ser de acero o aluminio, lo que las hace muy ligeras, y algunas incorporan regulador de altura, para evitar cualquier roce con la chapa del vehículo.

A la hora de decantarnos por un modelo u otro, conviene mirar primero si el mismo fabricante del coche los ofrece en su catálogo de complementos, puesto que así garantizaremos que se adapta perfectamente a nuestro vehículo (y puede que nos ahorremos unos euros).

Si no existe esa posibilidad, habrá que asegurarse de que el accesorio sea universal y se adapte a las características del coche para acoplarlo sin renunciar ni un ápice a la seguridad.

COFRES DE TECHO

¿Ventajas frente a las barras? Podemos llevar reunidos todos los materiales dentro del cofre, liberando mucho espacio en el coche. Consigue multiplicar la capacidad de almacenaje de nuestro vehículo porque se trata, directamente, de otro “maletero”. ¿Desventajas? Se trata de una solución un poco más cara.

Cuando lo elijamos, estará bien que optemos por el modelo más aerodinámico para que no ofrezca tanta resistencia durante la conducción y nos haga gastar más combustible del necesario.

BOLSAS PARA EL INTERIOR

Una solución similar al cofre, pero pensada para llevar dentro del coche. Algunas marcas y modelos preparan, mediante una apertura entre sus dos asientos traseros, un espacio alargado en el que colocar una bolsa con los esquís.

De fácil instalación, más barato que el sistema anterior y sin ninguna incidencia en el gasto de combustible, las bolsas son también muy manejables: terminado el día de nieve, basta con plegarlas y levantar de nuevo el asiento trasero central.

PORTAESQUÍS MAGNÉTICOS

Una buena solución para esquiadores ocasionales, pero que lleva aparejadas una serie de limitaciones. Los portaesquís magnéticos se fijan en el techo del vehículo mediante unos imanes que quedan adheridos directamente a la chapa, por supuesto sin dañarla. Una vez utilizados, basta con despegarlos y guardarlos, puesto que no dejan ninguna pieza fijada al vehículo.

Es imprescindible asegurarnos de que la adherencia es total para evitar cualquier contratiempo y, en cuanto a las principales limitaciones, la mayoría de los fabricantes de este sistema marcan los 90 km/h como la velocidad máxima permitida.

Por eso, siempre habrá que atender a sus recomendaciones porque, aunque algunos aumentan ese límite, tendremos que ser conscientes de que llevamos un artilugio pegado al techo que únicamente se mantiene con imanes.

PORTAESQUÍS SOBRE LA BOLA DEL COCHE

Aunque pueda parecer lo contrario, este sistema permite transportar hasta 6 pares de esquís sin dificultad. Instalado sobre la bola de enganche, interfiere muy poco en el consumo de combustible (por ir en la parte trasera del coche) y tampoco afecta a la conducción ni a la apertura de la puerta trasera.

Otra ventaja es que la mayoría están preparados para convertirse en portabicicletas, así que puede seguir haciéndonos un buen servicio también en otras estaciones del año.

PORTAESQUÍS DE RUEDA

Requisito fundamental: que conduzcas un 4×4, porque estos sistemas se atornillan directamente sobre la rueda trasera de repuesto. Es bastante similar al mecanismo anterior, puesto que los esquís y las tablas también se colocan en posición vertical sin interferir en la conducción o en el consumo de combustible.