Opel Insignia Grand Sport 4×4: el coche que puede rodar “a la pata coja”

La nueva tracción integral podrá mandar toda la fuerza motriz a cada una de las ruedas traseras, incluso de manera independiente, mejorando los giros y la agilidad de la berlina.

Opel Insignia Grand Sport 4×4: el coche que puede rodar “a la pata coja”

El sistema es más ligero y barato que un diferencial convencional.

En su nueva generación, además de un cambio de nombre, el Opel Insignia Grand Sport estrena un nuevo sistema de tracción integral 4×4, el denominado Twister, que tiene reparto de par vectorial.

Esto significa que es capaz de mandar toda la fuerza a las ruedas traseras, incluso de manera independiente, dando el 100% del par a una sola. ¿Esto que implica? Que en las curvas se manda a la rueda exterior, mejorando la respuesta del giro sobre el eje vertical y aportando un comportamiento más ágil. Además, como toda tracción integral, mejora el agarre del vehículo.

La diferencia entre el sistema Twister y los diferenciales convencionales es que estos son muy pesados y tienen un coste elevado, suponiendo un sobreprecio y un aumento del consumo, mientras que el Twister, más ligero y de coste asequible, es un módulo formado por dos embragues multidisco que se encargan del reparto.

Además, se podrá configurar en dos modos distintos, Tour y Sport. El primero será menos ‘invasivo’ y el segundo actuará de una manera más sensible, mejorando la agilidad del Insignia Grand Sport 4×4.

Por el momento se desconoce con que motorizaciones estará disponible el sistema, aunque Opel si ha confirmado que siempre irá asociado a la caja de cambios automática de ocho relaciones.

Opel Insignia Grand Sport