• 1 / 8

    ‘Abbey Road’ // The Beatles (1969)

    Casi resulta obligado comenzar por una de las portadas más icónicas y mil veces imitadas de la historia de la música... en la que un simpático Volkswagen blanco comparte protagonismo con los Beatles. La foto fue completamente improvisada y el coche estaba realmente estacionado ahí por casualidad. Ante la imposibilidad de encontrar al dueño para que lo moviera, el fotógrafo Ian McMillan decidió mantenerlo en la composición. El Volkswagen –de matrícula LMW 281F– fue subastado en 1985 y alcanzó los 50.000 de dólares. Desde el año 2001 se exhibe en el museo Volkswagen en Wolfsburgo.

  • 2 / 8

    ‘Now & Them’ // The Carpenters (1973)

    Los hermanos Carpenters tenían una imagen suave y amable de grupo folk-pop pero también sabían sacar pecho como harían los mejores raperos de hoy en día. El coche rojo en el que aparecen montados en la portada de su ‘Now & Then’ es nada más y nada menos que un carísimo Ferrari 365 GTB/4 Daytona propiedad del propio Richard Carpenter. El cantante lo vendió poco después de la aparición del álbum aunque, arrepentido y convertido ya el coche en un hito para los fans, lo recompró en 1995.

  • 3 / 8

    ‘Autobahn’ // Kraftwerk (1974)

    Es considerado el primer disco de música 100% electrónica de la historia. Los alemanes de Kraftwerk intentaron reproducir musicalmente las sensaciones que se tienen al conducir por una autopista, pues eso significa ‘Autobahn’. Para ello usaron como base sonidos de un motor al arrancar, el característico aullido de un automóvil al pasar a toda velocidad, toques de claxon, acelerones y hasta los ruidos del dial de la radio. El motor que se pone en marcha al inicio del disco no se silencia en ningún momento durante toda la duración del LP.

  • 4 / 8

    ‘Frankechrist’ // Dead Kennedys (1986)

    A los punks Dead Kennedys esta aparentemente absurda portada les trajo un montón de problemas. Resulta que usaron sin permiso una fotografía de cuatro miembros de una hermandad benéfica asociada a la francmasonería denominada Antigua Orden Árabe de los Nobles del Relicario Místico, que se caracteriza por desfilar en automóviles de juguete para recaudar fondos para hospitales infantiles. La indemnización fue de cinco ceros...

  • 5 / 8

    ‘Grand Prix’ // Teenage FanClub (1995)

    No es nada habitual que un bólido de Fórmula 1 sea protagonista de la portada de un disco. Y menos aún que el bólido sea real y no una recreación artística. El grupo escocés de pop alternativo Teenage FanClub pidió permiso a la escudería Simtek –hoy desaparecida– para emplear la imagen de su monoplaza. Simtek esperaba rentabilizar de algún modo la presencia en el exitoso disco, pero fue inútil. La trayectoria de la escudería llegó a su final en el GP de Mónaco de ese mismo 1995, que se disputó justo el día antes de la salida de ‘Grand Prix’.

  • 6 / 8

    ‘Be here now’ // Oasis (1997)

    Durante mucho tiempo el provocador Liam Gallagher hizo creer, con su habitual estilo bravucón, que en la portada del disco aparecían algunos de sus "juguetes favoritos"... incluyendo el cacareado Rolls. De hecho, aún son multitud los fans de Oasis que lo creen. Pero lo cierto es que absolutamente todo lo que aparece en la portada no es más que 'atrezzo' alquilado en el almacén de la BBC y elegido al azar por el fotógrafo Michael Spencer Jones. Eso sí, el coche es auténtico y fue realmente introducido en la piscina, operación para la que se necesitaron dos días y elevó el coste de la foto a más de 100.000 dólares. Otra curiosidad: su matrícula es la misma que la del coche negro que aparece en la portada de 'Abbey Road'.

  • 7 / 8

    ‘Chapter and Verse’ // Bruce Springsteen (2016)

    Springsteen es un apasionado coleccionista de coches. Él mismo cuenta que aprendió a conducir tarde en una desvencijada camioneta Ford de 1940... y que ya no pudo dejarlo. El álbum contiene las primeras grabaciones de Springsteen con los grupos The Castiles, Steel Mill y The Bruce Springsteen Band y en su portada aparece un joven Bruce con el Corvette del 60 que se compró tras el éxito de 'Born to Run'. El genio de New Jersey ha dedicado la portada de varios álbumes anteriores –'Magic Tour Highlights', 'American Beauty' Girls in their Summer Clothes' y 'The Promise'– a su pasión automovilística, en especial por los Cadillac clásicos.

  • 8 / 8

    ‘Woodstock’ // Portugal. The Man (2017)

    Aunque no demasiado conocido por el gran público, este grupo nacido en Alaska se ha convertido en una de esas bandas de culto de la música 'indie'. Para su último disco escogieron como portada una fotografía de un Roll-Royce ardiendo. Ellos lo vendieron como una imagen intencionadamente anticapitalista, pero el coche se estaba quemando realmente. La fotografía fue captada por casualidad por un fotógrafo amigo de la banda mientras realizaba un viaje familiar entre Los Ángeles y Anaheim y decidieron aprovecharla para su disco.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no