Actualidad

Así logra la competición que tu coche sea mucho mejor

El conocimiento acumulado por Hankook en el desarrollo de neumáticos de carreras se traslada a los que después llegan a los usuarios.

ruedas coche

El DTM es un excelente banco de pruebas para los neumáticos Hankook.

Puede sonar a tópico, pero es mucho más que eso. Se trata de una realidad indiscutible de la que todos los conductores se benefician. El mundo de la competición automovilística supone un excelente laboratorio de pruebas para nuevas tecnologías, componentes y sistemas que pueden llegar a continuación a los coches de serie. Y los neumáticos se encuentran entre los que más claramente reflejan el desarrollo constante que exigen las carreras.

En Hankook conocen bien el valor del trasvase de tecnología de la competición a la calle. No en balde están implicados en algunas de las categorías más prestigiosas del automovilismo desde 1992, cuando arrancaron su actividad deportiva en certámenes locales de Corea. Desde entonces, su implicación con las carreras ha sido constante y creciente, hasta alcanzar la élite del Campeonato Alemán de Turismos (DTM).

Las nuevas exigencias del DTM

Su neumático Ventus Race es el que la marca facilita a los equipos participantes en el DTM, una cuarta generación del producto que en 2019 ha debido asumir nuevos retos mayúsculos. Han sido nueve citas a lo largo de la temporada, protagonizadas por los espectaculares prototipos de Audi, BMW y la novedad de Aston Martin, en circuitos legendarios como Hockenheim, Misano o Nurburgring, junto a las incorporaciones de Zolder y Assen.

Además, la evolución de los coches para la nueva campaña ha llevado a Hankook a ir un paso más allá con su Ventus Race. Se trata de monoplazas carrozados dotados de nuevos motores turbo que elevan su rendimiento a más de 610 CV. Esta potencia superior unida a una aerodinámica reducida ha propiciado que el papel de los neumáticos resultase incluso más determinante. Coches más poderosos y algo más críticos, con lo que su conexión con el asfalto adquiere una trascendencia indiscutible en la búsqueda del éxito.

Así lo detalla Manfred Sandbichler, director de la división de competición de Hankook en Europa: “El rendimiento, en términos de potencia, es sólo uno de los muchos factores que afectan a los neumáticos. También influyen las especificaciones de un motor turbo, que tiene una curva de par diferente a las unidades de potencia V8 utilizadas anteriormente. La respuesta del propulsor, especialmente cuando se acelera en curva, es diferente, ya que un motor turbo es mucho más ágil que uno atmosférico. Todo esto supone un reto especial para el neumático de carrera Hankook”.

La gama de neumáticos Ventus Race es capaz de satisfacer las necesidades de pilotos y equipos en cualquier circunstancia. Es así como consta de un compuesto único para asfalto seco, tres variantes para firmes intermedios o con zonas de humedad y otras cuatro propuestas para superficies más resbaladizas a causa de la lluvia. La satisfacción del DTM con el trabajo de Hankook queda refrendada con la renovación de su acuerdo como proveedor oficial del campeonato hasta como mínimo 2023.

Otras categorías

Al margen de este protagonismo en el DTM, la actividad deportiva de Hankook cubre otros muchos frentes, como corresponde a una de las empresas líderes del sector. Por lo que se refiere a monoplazas, se encuentra presente en la Fórmula Renault Eurocup, diferentes certámenes nacionales de Fórmula 4 (entre ellos el español) y la nueva Serie W, un campeonato de seis pruebas destinado exclusivamente a mujeres.

En cuanto a las carreras de resistencia, otro reto de envergadura para cualquier proveedor de neumáticos de competición, Hankook ha impulsado un año más la Serie GT de 24 Horas, con cuatro pruebas de esta duración en la que participan automóviles de lo más variados, desde turismos preparados a impresionantes GT3. También patrocina la serie TCE de 24 Horas, las Serie Belcar para coches GT y turismos o la Copa Audi R8 en Alemania.

Todos los esfuerzos e inversiones de Hankook en competición se reflejan en la calidad, fiabilidad y comportamiento de los neumáticos que se ofrecen a los clientes de la marca, tanto como primera monta de serie o como segundo equipo de sustitución. El ejemplo más evidente de esta trasferencia de tecnología se encuentra en el Ventus S1 Evo 3, un neumático de altas prestaciones que recoge de toda la experiencia acumulada durante años en el DTM. Y si los pilotos llevan al limite con efectividad sus prototipos, es fácil adivinar las satisfacciones que estos neumáticos pueden ofrecer en una utilización convencional en carreteras abiertas.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no