La llegada del BMW Serie 2 Active Tourer trajo consigo no poca polémica, ya que fue el primer BMW con tracción delantera. Sin embargo, superado ese choque inicial, y sumando a su gama la versión Gran Tourer, parece que ha tenido buena aceptación en el mercado. La marca estima en 380.000 unidades sus ventas desde que vio la luz en 2014. Pero como los años no pasan en balde, ha llegado el momento de renovarlo.

A primera vista cuesta creerlo, puesto que la puesta al día no lleva a cabo modificaciones de gran calado. Los cambios son unos cuantos, pero ligeros: el frontal se modifica con una entrada de aire de mayores dimensiones, los escapes también crecen, se suman dos colores de carrocería (Sunset Orange y Jucaro Beige), se pueden elegir faros LED autoadaptables y se añaden seis nuevos diseños de llantas de aleación de 17,18 y 19 pulgadas. Además, está disponible un nuevo Paquete M.

En el habitáculo se estrenan las tapicerías de tela/Sensatec y cuero para los asientos, y desde julio estará disponible el sistema iDrive con pantalla de 6,5 u 8,8 pulgadas táctiles y con control por voz. La palanca de cambios estrena nuevo diseño aprovechando que se incorpora a la gama la transmisión de doble embrague Steptronic de 7 velocidades, que se suma a las ya conocidas manual de seis relaciones y Steptronic de ocho marchas.

La gama mecánica está formada por bloques que van de los 116 a los 231 CV en el caso del BMW Serie 2 Active Tourer y de los 116 a los 192 CV en el del Gran Tourer. Los diésel, desde marzo, montarán tecnología de tratamiento de gases de escape con un filtro de partículas diésel, catalizador de NOX y sistema SCR.

Destaca el BMW 225xe iPerformance Active Tourer, la variante híbrida enchufable. El centro de su sistema de propulsión es un bloque 1.5 tricilíndrico gasolina TwinPower de 136 CV, que se combina con un eléctrico de 88 CV asociado al eje trasero para ofrecer en total 224 CV y 385 Nm. Cuenta con 45 kilómetros de autonomía eléctrica.

También ofrece un conjunto de asistentes de conducción más completo, añadiendo al paquete Driving Assistant Plus las funciones de control de crucero activo con regulación adaptativa de la velocidad hasta a 140 km/h, y el asistente de retenciones, que impide que el vehículo salga de su carril a velocidades de hasta 60 km/h.