Actualidad

El Renault Sandero consigue solo una estrella en seguridad

La deformación de su estructura en choques deja bastante que desear, no tiene ESC y no todas las plazas tienen cinturones de tres puntos.

Renault Sandero

El modelo no supera las pruebas realizadas por Latin NCAP.

A día de hoy resulta habitual que los modelos europeos superen (en casi todos los casos) sus pruebas de choque con notable o sobresaliente, pero por desgracia no son resultados que se repitan en todo el mundo. La seguridad se considera más o menos importante en función de dónde se comercialice un coche, y el último modelo que lo pone de manifiesto ha sido el Renault Sandero.

Se trata de la denominación con la que se comercializa el Dacia Sandero en zonas como África o Latinoamérica, y ha sido en los test de esta región, realizados por Latin NCAP, donde ha sorprendido negativamente al conseguir solo una estrella en protección para adultos, elevando hasta tres la puntuación cuando se trata de proteger a los niños.

El mal resultado se debe a deficiencias en numerosas áreas. Así, el informe apunta que la estructura del coche no realiza un buen desempeño ni en los choques frontales ni en los impactos laterales, deformándose de manera que no protege bien a los ocupantes. También se echa en falta la presencia de dispositivos de absorción de energía, y asimismo merma la puntuación el hecho de que no todas las plazas tengan cinturones de seguridad de tres puntos, a lo que se añade la ausencia de anclajes ISOFIX y que el control de estabilidad (ESC) no esté disponible ni como opción.

Renault Sandero

Un vistazo a la imagen sobre la protección ofrecida por zonas deja claras las deficiencias del vehículo. El conductor se lleva la peor parte, tanto en impactos frontales como laterales: en el pecho, la parte superior de las piernas y los pies tiene muchas probabilidades de sufrir daños y solo la cabeza y las espinillas están bien resguardadas. En el caso del copiloto la protección es incluso menor en algunas zonas.

Alejandro Furas, Secretario General de Latin NCAP, ha apuntado sobre el resultado que “es una gran preocupación para Latin NCAP que todavía uno de los modelos más vendidos en la región ofrezca un nivel de protección tan bajo, que carezca de ESC y ofrezca una protección mínima contra los impactos laterales”.

La última vez que se puso a prueba el Dacia Sandero en Europa fue en 2013, y en aquellos test realizados por Euro NCAP obtuvo una calificación de cuatro estrellas. El modelo que la marca pone a la venta en Europa cuenta con ESC (la regulación europea lo impone desde 2011), airbags frontales y laterales y anclajes ISOFIX.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no