Actualidad

Equilibrio familiar

El nuevo VW Touran crece en tamaño, evoluciona los detalles para mejorar el sentido práctico y consume hasta un 19% menos

Equilibrio familiar

Discreto por fuera, más amplio y práctico por dentro, y eficiente en el consumo: hasta un 19% menos. Son las armas habituales en los estrenos de VW y las mejores bazas del nuevo Touran, su alternativa al Citroën C4 Picasso, líder de los monovolúmenes medios en Europa. Ya está a la venta desde 26.280 euros (20.800 con todos los descuentos y Plan PIVE), aunque las primeras unidades no llegarán hasta septiembre.

El Touran salió en 2003 y se han vendido casi dos millones. La tercera generación que llega ahora mantiene sus trazos cuadrados, que buscan aprovechar mejor el espacio, pero se viste con un traje más estilizado y dinámico. Mide 4,52 metros de largo, 13 centímetros más que el anterior, pero es algo más bajo, lo que estiliza un poco la silueta siempre pesada de los monovolúmenes. Y añade detalles de estilo, como un frontal más afilado y nervios laterales que realzan su carácter. La evolución estética afina la aerodinámica y junto a una trabajada reducción de peso (hasta 62 kilos) ayuda a rebajar el consumo.





Puesto de conducción.


Puesto de conducción.




El interior incluye siete plazas (2+3+2) y aprovecha el aumento de tamaño para ofrecer seis centímetros más de espacio para las piernas en las filas posteriores: ahora pueden viajar sin agobios tres personas de más de 1,80 metros, una detrás de otra. Las butacas delanteras van bastante altas y recuerdan a los todoterrenos, y el salpicadero está más orientado al conductor. El Touran mantiene su modularidad, porque las tres plazas de la segunda fila se regulan 20 centímetros en longitud (cuatro más), se pliegan y permiten reclinar los respaldos por separado e incluyen anclajes Isofix para sillas infantiles. El maletero tiene 743 litros (versión cinco plazas) que se quedan en 633 en la de siete si se pliegan las dos últimas y puede incluir hasta 47 huecos para objetos. Por último, el diseño interior es más limpio y reduce los botones al mínimo para operar desde la pantalla táctil, está presentado con gusto y transmite calidad, aunque con algunos plásticos de aspecto mejorable.

La gama incluye seis motores, todos con Start&stop y consumos eficientes. Hay tres TSi (turbo gasolina): 1.2 de 110 CV (26.280 euros y 5.4 litros de media), 1.4 de 150 CV (31.380) y 1.8 de 180 CV (37.540). Y tres turbodiésel: 1.6 TDi de 110 CV (26.690 y 4.1 litros) y 2.0 TDi de 150 y 190 CV (31.910 y 40.760). Todos vienen con cambio manual de seis marchas, salvo los dos más potentes que llevan el automático DSG, opcional en los otros (menos el 1.2).

El equipo de serie incluye siete airbags, sensor de fatiga y sistema Pre-crash o precolisión, que al detectar riesgo de accidente prepara el interior (tensa los cinturones, recoloca los asientos…) para maximizar la protección.



Practicidad y nuevos ‘gadgets’

Un filtro microscópico que bloquea de verdad los granos de polen para que no entren en el coche; un amplificador electrónico de voz conectado a los altavoces que permite a los pasajeros de atrás poder oir a los de delante sin que éstos tengan que girarse o gritar; una cámara GoPro que filma las plazas traseras para vigilar a los niños y controlar las peleas… Y apertura manos libres del portón trasero con el pie, el sistema de conectividad Car Net con función MirrorLink y compatible con iOS y Android… Son los últimos gadgets del Touran, que refuerza su funcionalidad con los asientos Fold Flat (imagen): el respaldo del copiloto y la segunda fila se pliegan, y la tercera se oculta bajo el piso para dejar la base plana.



Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no