Los preparadores ajenos a los fabricantes siguen teniendo pujanza en el mundo del motor, pero las marcas se esfuerzan cada vez en crear piezas para mejorar sus modelos sin que los clientes tengan que ‘salir de casa’. Un ejemplo es Ford Performance, que acaba de lanzar una nueva remesa de accesorios para los Focus ST y RS, además de para el Mustang.

Disponibles en Europa desde principios de mes, la división de Ford los ha desarrollado junto a especialistas como Roush, Remus, KW y Borla. Muchos de ellos valen para los tres modelos, como una amplia selección de palancas de cambio, sistema de escape de acero inoxidable, diversos diseños de llantas  de aleación ligera (que reducen hasta un 15% el peso) y una suspensión tipo ‘coilover’ que reduce hasta 40 mm la altura de la carrocería y permite ajustar en 16 posiciones tanto la compresión como el rebote de los amortiguadores.

Ford Performance

Pero también hay otros específicos. Así, el focus RS tiene disponible por primera vez el Drift Stick. Diseñada junto con Ken Block, se trata de una palanca de cambios electrónica inspirada en los coches de rally y que permite realizar derrapes de manera más sencilla.

Por su parte, el Mustang GT puede montar sobre su motor 5.0 V8 atmosférico un kit de compresor volumétrico que amplía su potencia hasta los 600 CV.

Ford Performance