Actualidad

¿Qué prometen los partidos a los conductores?

Un repaso a las propuestas de las cuatro principales fuerzas políticas en materia de tráfico y seguridad vial.

adelantar por la derecha

Circular por la izquierda sin necesidad, un mal hábito muy extendido.

Utilizando como argumento la campaña electoral, el Real Automóvil Club de España (RACE) ha promovido un debate político sobre tráfico y seguridad vial que ha reunido a los representantes de los principales partidos políticos con el objetivo de conocer las propuestas que se hacen desde cada formación, sus estrategias y su visión del tráfico y la seguridad vial para los siguientes cuatro años. No en vano, y según el propio RACE, el último estudio elaborado por el DUCIT (Observatorio Español de Conductores), arroja que la seguridad vial es la quinta prioridad política para todos los españoles.

A este debate acudieron Luis Aznar (Partido Popular), Zaida Cantera (Partido Socialista Obrero Español), Jacinto Moreno (Podemos) e Irene Rivera (Ciudadanos). Se establecieron varios bloques de discusión, el primero sobre infraestructuras, donde según el DUCIT el 20% de las vías españolas están en malas condiciones y en lo que prácticamente todos los partidos estuvieron de acuerdo en que es necesario un esfuerzo más en la conservación y mantenimiento de las carreteras actuales que en nuevas intervenciones. En cuanto a los puntos negros, Podemos y Ciudadanos los incluyen en su programa, mientras que el resto plantean buscar soluciones que van desde el incremento de controles y señalización en estos puntos, por parte del PP, hasta promover campañas de concienciación, por parte del PSOE.

En este bloque Carlos Lancha, el moderador del debate, hizo referencia al pago por uso de las carreteras que incluye el programa de Podemos, aclarando su representante que se refiere a un tipo de transporte muy concreto y quizá más contaminante, pero nunca a los conductores habituales. El resto de los partidos están en contra de esta medida, que quizá podría afectar más a las PYMES que a las grandes flotas. Irene Rivera puntualizó que su programa sí que apuesta por una tasa de matriculación mayor, pero en este caso para los vehículos más contaminantes.

El segundo bloque versó sobre la reglamentación de sanciones, aspecto sobre el que el estudio del DUCIT afirma que una inmensa mayoría de conductores ve en la actual normativa tan solo un afán recaudatorio y no una solución a los puntos negros de la vía. Sin embargo, el carné por puntos y los cursos de recuperación de los mismos sí que se han valorado como algo positivo entre los que han tenido que realizarlos.

El moderador del debate lanzó la manzana de la discordia preguntando a los candidatos sobre el aumento de la velocidad a 130 km/h que algunos gobiernos prometían. Zaida Cantera afirmó que aunque el PSOE siempre se ha opuesto a esta medida, no se niega a discutirla en el futuro si es necesario. Por su parte, Ciudadanos advierte de las víctimas que causa el aumento de velocidad y que hay enfocar las cuestiones de aumento o disminución de velocidad hacia una mejor gestión de las vías. El representante del PP sí que aboga claramente por el límite a 130, siempre y cuando se cumplan las condiciones óptimas en la carretera.

Un tercer bloque del debate discurrió por las aguas de la formación en seguridad vial. El PSOE lleva en su programa la inclusión de este tema en el modelo educativo y propone avanzar la edad para obtener el carné.

La última parte del debate planteaba el estado del parque móvil nacional, ya que según el DUCIT el 20% de los conductores ha dejado de mantener regularmente su coche con el riesgo que ello conlleva. En este caso, Podemos plantea aprovechar la renovación del parque móvil para tener un flota más ecológica y eficiente. Irene Rivera, de Ciudadanos, defiende incluir en el plan PIVE a vehículos de ocasión con menos de tres años por su excesivo uso.

Estrés al volante

LO QUE DICEN SUS PROGRAMAS

Lo cierto es que de los programas electorales de los grandes partidos no se desprenden muchas medidas novedosas, de hecho no hay ninguna diferente a las planteadas en las anteriores elecciones de diciembre de 2015.

PARTIDO POPULAR

Propusieron en su anterior legislatura subir la velocidad máxima de algunas autopistas y autovías a 130 km/h, pero al final no se ejecutó esta medida, ni tampoco otras que se habían planteado. Sin embargo, sí que impulsaron a través de la DGT su política de tolerancia cero con el consumo de alcohol, drogas y determinados medicamentos; algo que reflejan de nuevo en su programa.

También incluyen la implementación de nuevas tecnologías en la conducción, orientadas a facilitar la toma de decisiones a los usuarios de la vía sobre la planificación y ejecución de sus desplazamientos.

Aportan medidas que inciden en la conservación y mantenimiento de la red viaria para establecer unos niveles mínimos de calidad, seguridad y servicio en las carreteras que las aleje de la obsolescencia. Así como medidas para fomentar el uso de vehículos más seguros, haciendo que los usuarios conozcan el equipamiento de seguridad activo y pasivo. También indican que potenciarán la implementación de vehículos de conducción asistida y autónoma.

Siguiendo con su apuesta por la tecnología, afirman que avanzarán hacia una gestión de la velocidad inteligente en las ciudades para favorecer la incorporación en la circulación de modos de transporte no motorizados como la bicicleta.

Como epígrafe a destacar está la proposición de facilitar que las empresas incluyan la movilidad segura y sostenible de sus trabajadores en sus políticas de salud laboral y en sus planes de movilidad.

PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL

Es el partido que, hasta ahora, más tantos tiene derecho a apuntarse en cuestiones de seguridad vial, destacando su plan de carné por puntos. Su política de reducción del límite de velocidad en autopistas y autovías a 110 km/h en 2011 (una medida transitoria que estaba destinada sobre todo al ahorro de combustible) hizo descender significativamente la siniestralidad hasta un 15,5% durante los 4 meses que estuvo en vigor.

En su programa, Pedro Sánchez también apuesta por la implantación de planes de movilidad urbana y la implementación de sistemas ‘Smart Road’ (carretera inteligente) con los que aumentar el nivel tecnológico de nuestra red viaria.

En las ciudades además se promete un plan de movilidad sostenible para el que se implantará un plan estratégico para el uso de la bicicleta, como existe en otros países europeos.

Como aporte diferencial prometen incluir la formación vial desde la escuela, continuarla en los conductores y conductoras, y también en quienes imparten la formación en las autoescuelas. Se contempla la reforma de los centros de reconocimientos médicos, imprescindibles para renovar el carné, para que tengan mayor garantía los servicios que realizan.

Con todo esto confían en poder cambiar el concepto de circulación, donde el protagonista es el automóvil, al de movilidad, donde el protagonista es la persona y sus diversas formas de desplazarse.

PODEMOS

En su propuesta política junto a Izquierda Unida, Unidos Podemos, une sus intereses sobre todo en temas de movilidad urbana sostenible e impulsada por energías renovables, en lo que han llamado la fiscalidad verde y donde se premiará el uso de transportes verdes y se gravarán los vehículos más contaminantes.

Por su parte, Podemos, en su llamativo programa basado en el catálogo de Ikea, propone particularmente llegar al objetivo cero en cuestión de accidentes de tráfico y minimizar los riesgos de los 1.313 puntos negros que hay en la red viaria española, en principio señalizándolos y eliminándolos después de manera progresiva.

Otro aspecto que plantea su programa es el fomento del transporte de mercancías por ferrocarril, actualmente con uno de los porcentajes más bajos de Europa, y que sería positivo para reducir el tráfico actual de camiones, con el consiguiente efecto en el riesgo que en ocasiones representan.

CIUDADANOS

El partido de Albert Rivera, por su parte, también propone desarrollar una política específica de seguridad vial que se incluya en el sistema general educativo y promulgue campañas de concienciación, además de la eliminación de puntos negros.

Abogan por tomar medidas para favorecer la industria automovilística de bajas o nulas emisiones, impulsar el concepto de Smart city y, basándose en el uso de big data, optimizar la movilidad urbana, fomentar el uso de la bicicleta y aumentar los espacios para los peatones. Proponen cambiar el impuesto de matriculación actual por un impuesto centrado en las emisiones potenciales de los vehículos para proteger el medio ambiente e incentivar el uso de modelos que usen energías alternativas y/o con bajo nivel de emisiones contaminantes.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no