Si el anuncio del Peugeot 508 supuso una nueva esperanza para las berlinas, su contrapartida ranchera, el Peugeot 508 SW, no lo tiene tan complicado puesto que las carrocerías familiares tienen un mayor mercado a día de hoy. Representan un tercio de los coches vendidos en el segmento D en Europa.

El impresionante diseño de la berlina de Peugeot se traslada con éxito al nuevo formato. Esta versión respeta la imagen intacta hasta el pilar B y los cambios comienzan en su parte trasera. Tiene una longitud de 4.780 mm (30 más que su hermano) y una altura de 1.420 mm, por lo que se conserva su atlética figura. El techo, al que se añaden unas sutiles barras, cae suavemente hasta un discreto alerón, lo que da 70 mm de espacio extra para la cabeza en las plazas traseras, y forma un portón de considerables dimensiones cruzado por unos pilotos que se dividen en dos.

Peugeot 508

El objetivo de la marca es que maletero fuera práctico, además de capaz, como demuestran sus 530 litros de cubicaje (30 menos que en su predecesor, eso sí). El punto de carga está a 635 mm del suelo y su anchura es 25 mm mayor, y si se abaten los asientos traseros su capacidad puede llegar hasta los 1.780 litros.

El resto de aspectos son calcados a los de la berlina. En el habitáculo destaca el i-Cockpit, un cuadro de instrumentos 100% digital de 12,3 pulgadas, la consola central de 10”, el puesto de carga de inducción para smartphones, la función MirrorLink, el navegador 3D… El conjunto de asistencias a la conducción incluye reconocimiento de señales, vigilancia de ángulo muerto, alerta de atención, avisador de cambio involuntario de carril y frenada automática de emergencia.

Su oferta mecánica será idéntica:

GASOLINA
 
1.6 PureTech (180 CV, cambio automático)
1.6 PureTech (225 CV, cambio automático)

DIÉSEL

• 1.5 BlueHDI (130 CV, cambio manual)
• 1.5 BlueHDI (130 CV, cambio automático)
• 2.0 BlueHDI (160 CV, cambio automático)
• 2.0 BlueHDI (180 CV, cambio automático)

Peugeot 508