Actualidad

¿Qué hace un sastre en una marca de coches?

Un trabajo concienzudo sirve para definir los detalles de los asientos de los modelos de Seat.

Sastre

Nick Allen, el sastre especialista que trabaja para Seat. / Seat

El gusto por el detalle y una calidad exquisita son ambiciones comunes a la mayoría de las marcas automovilísticas en la actualidad. Un desafío que exige recurrir a profesionales tan cualificados como Nick Allen, sastre de profesión y que desde hace 35 años trabaja en el sector creando los interiores más cuidados para modelos como la próxima creación de Seat, la marca que actualmente cuenta con sus servicios.

Allen elabora los patrones y busca los mejores acabados para los asientos, idénticamente a lo que haría un diseñador de alta costura. Un trabajo artesanal que sólo puede realizar un especialista de su cualificación, como él mismo explica: “Mis manos son mis ojos, tocando cada pieza puedo notar su calidad y saber cómo va a funcionar en la máquina de coser”. Su material favorito es el cuero y para coserlo utiliza cada año 30.000 metros de hilo, por ejemplo para la costura manual de cada uno de los volantes de tapiza con la ayuda de una aguja curva.

La tarea es tan concienzuda como exigente. Para el nuevo Ibiza llegó a realizar hasta treinta variaciones para cada asiento de los diferentes niveles de equipamiento. Los ensayos de tapicerías y demás materiales se inician dos antes años antes de que el vehículo entre en su fase de producción. En ese periodo también se eligen las espumas de los asientos, un elemento clave para garantizar el confort.

El acierto en la elección cromática es otro de los desafíos en el diseño de un interior. “Los colores marcan la diferencia, cada coche tiene su personalidad y su gama cromática. Por ejemplo, en Seat los verdes y los marrones claros se asocian a los SUV, mientras que los marrones oscuros son  para los familiares más clásicos, al igual que el rojo y el negro van ligados a la velocidad de los deportivos”, explica Allen.

Un oficio artesanal, en el que los ordenadores no tienen la misma relevancia que en otros procesos de diseño y en el que, según este sastre especialista en coches, las virtudes son mucho más tradicionales: “Buena vista, buenas manos… y mucha paciencia. El resto llega con la experiencia”.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no