Actualidad

¿Crees que puedes engañar al alcoholímetro? Pues te equivocas

Algunos conductores piensan que hay métodos para enmascarar un resultado positivo, pero no hay métodos eficaces: no sirven ni los chicles, ni el café, ni hacer ejercicio.

Control de alcoholemia

Los tramos de carretera de riesgo tienen una mayor presión de controles.

La forma más eficaz de salir airoso de un control de alcoholemia es no haber ingerido bebidas alcohólicas, pero un estudio de la aseguradora Línea Directa afirma que uno de cada tres conductores cree que existen trucos para superar con éxito las mediciones después de haber bebido. De hecho, un 10% reconoce que los ha probado. Sin olvidar que la mejor decisión es no beber, nos preguntamos si podemos engañar al alcoholímetro con estos métodos. La respuesta es unánime y contundente: sencillamente no.

1. ¿Tomando café o caramelos? 

Es cierto que determinadas sustancias como el café, la pasta dentífrica, un chicle o los caramelos son capaces de absorber mínimas cantidades de alcohol en la boca aunque de ningún modo su presencia en el aire alveolar, justo lo que se mide en estos controles. Quizá tengamos mejor aliento… pero nada más.

2. ¿Haciendo ejercicio? 

La base para esta creencia es que forzando la circulación sanguínea mediante el ejercicio se puede acelerar la eliminación del alcohol a través de la sudoración. Siendo así, el incremento en esa velocidad es mínimo por lo que su efecto resulta inapreciable. Y, en determinadas condiciones, realizar esfuerzos intensos puede ser incluso contraproducente para la salud.

3. ¿Bebiendo mucha agua? 

Si se incrementa el consumo de agua lo hace de forma proporcional la eliminación de líquido, pero precisamente lo que se expulsa es eso: agua. La cantidad de alcohol desprendida por este procedimiento es muy pequeña y el efecto sobre la medición apenas significativo.

4. ¿Usando medicamentos especiales? 

Si las anteriores propuestas tenían cierta explicación ante los posibles controles de alcoholemia, en el caso de los medicamentos que se venden como reductores de la alcoholemia no existe base solvente alguna. Es falso que estos productos, comercializados generalmente por Internet, tengan este efecto, y desde la DGT advierten de que algunos incluso incrementan los efectos del alcohol en el organismo. Así que se dará igualmente positivo… y además nos habrán timado al comprarlos. Tampoco la vitamina B, que se suele prescribir para tratamientos de alcoholemia, funciona contra los efectos inmediatos de la bebida, lo mismo que los inhaladores para las enfermedades asmáticas.

control de alcoholemia

El alcoholímetro en un control nocturno.

5. ¿Esperando un par de horas? 

Obviamente la presencia del alcohol en la sangre y sus efectos se van reduciendo con el paso del tiempo. Pero lo habitual es eliminar 0,20 gramos/litro por cada hora, así que sólo habiendo esperado un mínimo de cinco sería realmente efectivo para superar un control. Por supuesto que depende de la cantidad que se haya ingerido y del metabolismo de cada persona, pero por regla general esperar sólo una o dos horas antes de conducir no suele dar resultado.

6. ¿Masticando césped o bebiendo aceite? 

Al igual que ocurría con los caramelos o el café, estos trucos tan sólo podrían enmascarar la presencia del alcohol en la boca. Por tanto, otro bulo que no tiene eficacia alguna y que, por si fuera poco, debe resultar bastante desagradable. Hay quien llega a extremos tan ridículos como el de chupar monedas o baterías de los móviles.

7. ¿Soplando lentamente?

Soplando despacio lo que posiblemente consiga el conductor sea acabar con la paciencia del agente que realiza el control. Los aparatos de control precisan de un flujo de aire (cantidad y velocidad) determinados para realizar la medición, así que si soplamos despacio la prueba no servirá y nos pedirán que la repitamos. Llegados a un punto, los agentes pueden sancionarnos directamente por no colaborar en el control.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no