¿Puede ser un coche eléctrico tan seguro como cualquier otro?

Las pruebas Euro NCAP revelan si los automóviles sin emisiones cumplen con las mayores exigencias en la materia.

Kia

La industria de la automoción tiene la eficiencia en el foco de todo su desarrollo. Y también la seguridad. Avanzar en la electrificación de la movilidad no puede suponer, en modo alguno, renuncias en la protección de los ocupantes de los vehículos y el resto de los usuarios de la vía.

Por ello, las marcas dedican tiempo y recursos a diseñar coches sin emisiones que resulten tan seguros como cualquier otro. Y las pruebas de Euro NCAP, la certificación europea en la materia, confirman que el objetivo se cumple con creces. Los eléctricos son capaces de alcanzar excelentes puntuaciones en todos los aspectos que se analizan, consiguiendo así la máxima puntuación en las estrellas que, de forma gráfica y de cero a cinco, resumen la seguridad de los automóviles que se analizan.

Son varios los modelos que durante este año se han sometido al escrutinio de Euro NCAP, de diferentes segmentos y carrocerías. Uno de ellos es el nuevo Kia EV9, el SUV de grandes dimensiones de la marca coreana que se posiciona en la cima de su gama.

Una buena muestra de cómo los eléctricos se han preparado para superar con éxito las diferentes pruebas de choque y análisis de equipamiento con los que los especialistas de este organismo independiente valoran la seguridad.

La máxima puntuación

Alcanzar la máxima puntuación de cinco estrellas, según la propia Euro NCAP, supone que el automóvil cuenta “en general con un excelente rendimiento en protección contra los accidentes y está bien equipado con tecnología completa para evitarlos”. Conseguir esa excelencia es lo que pretenden todos los fabricantes y el desafío que Kia ha conquistado con su nuevo todocamino de siete plazas.

Un resultado que supone que, en su conjunto, no existe un coche mucho más seguro ni con motor de combustión, ni eléctrico. La calificación es aplicable tanto a las versiones de tracción trasera como total y con el equipamiento de serie.

En otros casos, Euro NCAP aplica distinciones entre niveles de dotación, puesto que algunos básicos pueden carece de sistemas de seguridad capaces de alterar la valoración; no ocurre así con el EV9, puesto que en cualquier de sus variantes se incluyen todos los elementos que garantizan esa seguridad.

El organismo europeo analiza, de forma exhaustiva, cuatro parámetros esenciales que se valoran de forma individual para conformar el veredicto final: protección de los ocupantes adultos, de los niños, de los usuarios vulnerables de la vía y el equipamiento de seguridad.

El análisis se realiza mediante puntuaciones de diferentes cuestiones, que se traducen en porcentajes absolutos. Por ejemplo, la deformación del vehículo, la protección en colisiones laterales, la eficacia de los reposacabezas, la existencia de una hoja de rescate…

Alta exigencia

La precisión de los test es tan elevada que atañe, de forma individual, también a detalles muy concretos, que van desde el tipo de personas vulnerables (peatones, ciclista y motociclistas) y las lesiones que pudieran sufrir en caso de colisión: cabeza, pelvis, fémur, rodillas y tibia. Las pruebas apuntan a obtener información sobre la mitigación de daños en los impactos, en cada una de las tipologías y zonas corporales.

El Kia EV9 alcanzó una valoración del 84% en protección de adultos; 88% en el caso de los niños; 76% para los usuarios vulnerables y del 83% en asistentes de seguridad. El diseño de su espectacular carrocería y toda la tecnología aplicada en el equipamiento y asistencia al conductor permite que pueda ser un coche con las mayores garantías en este sentido.

Algunos de los aspectos que Euro NCAP ha destacado de este eléctrico son su estabilidad en los impactos frontales, la protección de todas las zonas críticas de los ocupantes en colisiones laterales, el sistema inteligente de detección de niños en el habitáculo (para evitar olvidos que pueden resultar fatales), la efectividad del sistema de mantenimiento de carril o el funcionamiento del asistente de limitación de velocidad.

De esta manera, los interesados en dar el salto a la movilidad sin emisiones deberán plantarse dilemas como el precio del vehículo, su autonomía o las opciones de recarga, pero en modo alguno uno tan relevante como la seguridad. El Kia EV9 es un buen ejemplo de que en tal sentido, los eléctricos nada tienen que envidiar de los automóviles con el clásico motor de combustión.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, X o Instagram

Sobre la firma

Raúl Romojaro

Una vida sobre ruedas. De piloto (malo) de motocross a periodista deportivo en Diario AS, incluyendo una década en los grandes premios de MotoGP. Apasionado de los coches y las motos, en más de 30 años ha tenido el privilegio de probar unos cuantos cientos de unos y de otras. Ahora, subdirector en Prisa Motor.

Más Información

BMW
Futuro Fiat

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no