Conducir

5 trucos para que conducir con frío no sea un problema

En esta estación de bajas temperaturas cualquier precaución es poca para ir seguro al volante, y encontrarse cómodo es uno de los aspectos más importantes.

Trucos para conducir con frío

El frío solo suma dificultades a la conducción.

El invierno ya ha llegado y eso se deja notar en unas temperaturas que a menudo son inferiores a cero en muchos puntos de España. Sobre todo por las mañanas, el frío causa estragos para el automóvil, ya no solo por la posibilidad de encontrar hielo en la carretera, sino porque hace que el coche no sea ese lugar cómodo y confortable que suele ser. Para capear las bajas temperaturas lo mejor posible, estos son cinco consejos que sirven para estar cómodo en el vehículo en el menor tiempo posible.

El vaho es tu enemigo

Es normal que los cristales estén cubiertos de vaho, algo que ocurre por la diferencia entre el frío del exterior y la temperatura más cálida del habitáculo. Para eliminarlo de manera rápida, hay que poner la temperatura del aire acondicionado lo más alta posible y dirigir la ventilación hacia las lunas.

Los asientos calefactables, con mesura

No todos los vehículos disponen de ellos pero quien los tenga debería utilizarlos. Lo ideal es activarlos nada más entrar en el coche, para que el cuerpo coja temperatura de una forma uniforme y rápida. Una vez se entra en calor, es recomendable apagarlos.

Nada de ropa de abrigo

Aunque la tentación sea quedarse con toda la ropa de abrigo puesta, es una mala decisión ya que, por un lado, más adelante puede proporcionar un exceso de calor y, por otro, limita la capacidad de movimiento. Además, en el caso del uso de guantes, reduce el tacto y sensibilidad respecto al comportamiento del volante.

La temperatura óptima

Conducir con la calefacción a una temperatura demasiado alta puede producir somnolencia y reducir la capacidad de conducción, por lo que es conveniente mantenerla en unos 21,5 grados.

La calefacción no consume

Desde Seat apuntan que, en contra de la creencia popular, el uso de la calefacción no aumenta el consumo: “El agua caliente del motor se usa para la climatización y vuelve al motor a una temperatura caliente, pero mucho más baja de lo que salió, por lo que en realidad se podría considerar que ayuda al radiador del motor”.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no