Conducir

Las 10 claves para sacarse el carnet de conducir a la primera

Desde la elección de la autoescuela hasta la manera de afrontar el examen, los consejos más útiles para aprobar sin dramas.

carnet de conducir

Las prisas y los nervios empujan al suspenso a muchos aspirantes.

Para muchos, el examen de conducir es algo más que un mal trago. Temida por la gran mayoría de aspirantes a conductor, la prueba es una especie de pesadilla a la que cualquiera debe enfrentarse si quiere obtener el carnet. Los nervios se apoderan de muchos alumnos, tanto en el teórico como en el ejercicio práctico, y pueden jugar una mala pasada. Roberto Ramos, experto en Seguridad Vial de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) nos ofrece algunas pistas para que el examen no se convierta en un suplicio y pueda aprobarse (¡ojalá!) a la primera.

1. LA AUTOESCUELA

Busca una autoescuela adecuada que te aporte garantías de calidad. Aunque parezca una obviedad, es vital elegir bien la autoescuela en la que recibirás las clases, tanto teóricas como prácticas. “La autoescuela debe tener ciertos estándares de calidad en sus instalaciones, con profesores formados y titulados y el material didáctico actualizado”, recuerda Roberto Ramos.

2. CLASES TEÓRICAS

Exígete a ti mismo recibir el suficiente número de clases teóricas. Olvídate de esa leyenda urbana que dice que los test son suficientes para presentarte al examen, sin necesidad de estudiar el temario. “El alumno debe exigir que se le den clases teóricas, que le cuenten el porqué de las cosas, que entienda bien los conceptos. Hay que tener muy claro lo que nos explican, porque de eso va a depender la seguridad de muchas personas”, sostiene el experto.

3. DE MEMORIA, NO
No memorices los test uno a uno: es una mala estrategia. Tienes que ir a clase no solo a hacer test, sino a exigir al profesor por qué se legisla de una u otra manera, por qué es peligroso usar un GPS, por qué se debe mantener la distancia de seguridad… “Memorizar un test no tiene sentido porque no se tiene la base para conducir un vehículo y no se conoce la normativa. Es demasiado serio como para tomárselo a la ligera”, incide Ramos. Y recuerda que el objetivo de los test es para ensayar exámenes, no para estudiar y aprender. “Es una herramienta pedagógica que se utiliza de manera equivocada por parte del alumno”, lamenta.

4. SIN PRISAS

No tengas prisa por aprenderte el temario en pocos días. Invierte el tiempo necesario para saber que dominas todos los bloques del libro. Solo cuando tengas un balance global de que dominas todo, en mayor o menor medida, es cuando te puedes plantear ir al examen. “Hay alumnos que eso lo hacen en 15 días y otros que necesitan tres meses, eso depende de cada uno. No te fijes una fecha”, recomienda el profesor.

5. TRES FALLOS

Llega preparado al examen y conciénciate de que puedes cometer tres fallos. En el examen te enfrentarás a 30 preguntas. Aquí surge otro falso mito: el de las preguntas trampa. “Eso no es verdad. No se va a pillar a nadie, no es la política de la Dirección General de Tráfico (DGT). Si tenemos claro todo y llegamos al examen con base suficiente, vamos a aprobarlo. Si fallamos 6, 7, 8 preguntas… eso quiere decir que no estamos preparados. Nos ponemos nerviosos cuando somos conscientes de que no lo sabemos bien”, explica Ramos.

6. CLASES PRÁCTICAS

Aprovecha las clases prácticas para aprender a conducir. “Eso de ‘enséñame los trucos y las trampas del examen para aprobar que a conducir aprenderé luego’ es una sentencia de aumentar la probabilidad de tener un accidente”, advierte el experto en seguridad vial. Y recuerda que no existen los trucos para aprobar. Un examinador valora de forma conjunta el cumplimiento de la norma y la seguridad con la que se está aplicando al volante”, afirma. Si conduces con seguridad es porque has aprendido normativa, percibes los riesgos, te anticipas, mantienes la distancia adecuada…

7. EL EXAMEN

Cuando generas seguridad a tu alrededor y cumples las normas, ya puedes planificar tu examen práctico. “El concepto de ‘doy cuatro clases y me presento a examen’ es un error. Ir así no sirve. Conducir no es saber manejar los mandos, va más allá: el alumno debe saber percibir los riesgos que tiene a su alrededor. Y hay que aprender a aplicar la norma que ha aprendido en las clases teóricas. Si no, no sirve de nada”, sostiene Roberto Ramos.

8. LOS NERVIOS

El día del examen práctico no tires de memoria y presta atención a las instrucciones que recibes. Los nervios no aportan nada y el examinador no busca meterte en ninguna encerrona. Sé prudente y no te precipites. “Hay mucho mito sobre que los examinadores van a cazar el fallo o que te suspenden por cosas como rascarte la oreja. No es cierto”, dice este experto.

9. COMODIDAD

Antes de empezar el examen, siéntate bien al volante. Parece una perogrullada, pero la ergonomía es fundamental para afrontar la prueba con garantías. Tienes que estar cómodo al volante, llegar bien a los mandos, mirar bien por los espejos. Y recuerda que, antes de arrancar el motor, el examinador puede preguntarte dónde se echa aceite al vehículo, por dónde se carga el combustible o cómo se comprueba la presión de los neumáticos.

10. SIN TRAMPAS

Y márcatelo a fuego: como insiste Roberto Ramos, no hay trucos, ni itinerarios preestablecidos ni preguntas trampas. No se persigue eso ni en la enseñanza en la conducción ni en los exámenes.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no