El panorama en las carreteras no parece el mejor: ni los conductores actuales aprobarían ahora el examen ni los recién aprobados se sienten capaces del todo de conducir. A esta conclusión llega el Observatorio Español de Conductores DUCIT, auspiciado por el RACE, que ha preguntado a los automovilistas por la formación que reciben, la preparación que les otorga todo el proceso para conseguir aprobar el carné de conducir y las formas en las que se enteran de las modificaciones en el reglamento.

El estudio arroja un resultado fundamental: siete de cada diez conductores suspendería el examen de conducir. La encuesta, realizada a 1.500 personas, incluía un test de 10 preguntas extraídas de los exámenes oficiales de conducir de la Dirección General de Tráfico (DGT), con resultados regulares: solo un 6% de los encuestados fue capaz de responder todas las preguntas de forma correcta, mientras que un 25% cometió un fallo. Haciendo una sencilla extrapolación, el resto se considera suspendido, ya que el examen oficial consta de 30 preguntas y permite un máximo de tres fallos.

Más allá de estos resultados, los automovilistas no están conformes con la manera de valorar a los aspirantes a conductor. El 36% de los consultados considera que la preparación y las pruebas para obtener el carné de conducir no capacitan para conducir con seguridad. De hecho, casi la mitad (48%) confiesa que no se sintió con la seguridad suficiente para conducir después de haber aprobado.

En este sentido, el informe del DUCIT revela que en torno al 80% de los conductores está de acuerdo con posibles cambios para sacarse el carné de conducir relacionados con la preparación en situaciones concretas, tales como conducción con climatología adversa, prácticas con simuladores, conducción nocturna o puesta a prueba de los sistemas de ayuda a la frenada.

Otro de los capítulos destacados de este informe es el relativo a la formación posterior a la obtención del permiso de conducir. Así, el 86% de los conductores se mostraron favorables a recibir más formación, y a hacerlo regularmente. Los conductores se inclinaron por que esta fuera obligatoria (66%), teórica y práctica (61%), en la autoescuela (53%) y cada cinco años (45%).

Dicho lo anterior, ¿cuál es tu caso? ¿Aprobarías hoy un examen teórico? Puedes ponerte a prueba con este, con preguntas extraídas de la revista Tráfico y Seguridad Vial, de la DGT. Puedes cometer tres fallos como máximo.