• 1 / 10

    Jones Live Map

    En 1909 J.W. Jones inventó el Jones Live Map, el primer sistema de orientación de la historia. Consistía en un disco de papel con una ruta entre dos ciudades en la que estaban marcados los ríos, puentes y cruces complicados. Cada disco cubría 100 millas, así que si una ruta era más larga se precisaban varios discos. El disco iba montado en el odómetro y según avanzaba el coche una aguja señalaba sincronizadamente su posición. No marcaba calles y carreteras como tales, sino aquellos puntos que podían suponer un problema.

  • 2 / 10

    Iter Apto

    En los años treinta la industria recogió la idea de Jones y la mejoró desarrollando un GPS mecánico que, en su momento, se creó esencialmente para los coches de policía. Se llamaba Iter Apto y consistía en una pantalla conectada a unos rollos de papel a través de un cable. La velocidad de desplazamiento del mapa era proporcional a la velocidad del vehículo. El problema era que cada vez que se cambiaba de carretera o se tomaba un desvío había que detenerse a cambiar el mapa y buscar el punto exacto donde sincronizarlo con el velocímetro.

  • 3 / 10

    Transit

    El antecesor directo del actual sistema GPS, se llamó Transit y entró en servicio en 1965 a instancias del Departamento de Defensa, el cual requirió a la NASA un sistema que permitiera orientarse a sus tropas en cualquier lugar del mundo. Transit funcionaba únicamente con seis satélites a una altura de sólo 1.074 kilómetros. Proporcionaba una cobertura global, pero las tropas necesitaban esperar hasta dos horas a que la posición de los satélites le fuese favorable para luego leerlos durante 15 minutos y saber dónde estaban desplazadas.

  • 4 / 10

    Un accidente clave

    El actual Global Positioning System es hijo de la Guerra Fría. De hecho, hasta 1983 el sistema GPS fue de uso exclusivamente militar y considerado materia reservada. Pero ese año fue derribado un avión civil de Korean Airlines que había entrado por un error de navegación en el espacio aéreo de la Unión Soviética. El entonces presidente Ronald Reagan ordenó permitir el acceso al sistema GPS a la aviación comercial y a los buques mercantes para evitar que aquello volviera a suceder. El desarrollo del sistema pronto se aceleró.

  • 5 / 10

    Censura en los navegadores

    El GPS nació mutilado, por si acaso. Los responsables estadounidenses de Defensa obedecieron la orden del Gobierno y la tecnología se abrió a la aviación comercial, pero con un matiz. Introdujeron una instrucción llamada Selective Availability que engañaba al receptor y era responsable del habitual decalaje de precisión de entre 50 y 100 metros de distancia de aquellos primeros receptores particulares. La intención era evitar que un sistema civil de GPS pudiera ser empleado como sistema de guiado de armas de precisión.

  • 6 / 10

    Hedy Lamarr

    El GPS que conocemos no hubiera sido posible sin Hedy Lamarr. Fue una de las grandes divas del cine de los años treinta, una grandísima actriz que trabajó con los más grandes directores de la época gloriosa de Hollywood como King Vidor, Jacques Tourneur o Cecil B. DeMille. Pero la bellísima Lamarr fue también una superdotada ingeniera de telecomunicaciones a cuyos trabajos sobre el espectro ensanchado debemos la base del GPS y el wifi. Sin embargo, su condición de sex symbol hizo olvidar sobre su genialidad como inventora

  • 7 / 10

    El estreno, en las Islas Fidji

    Curiosamente, el primer país del mundo en utilizar únicamente el GPS civil para el guiado de la navegación, tanto aérea como náutica, no fue Estados Unidos, sino las Islas Fiji. Antes de la llegada del sistema, el 80% del archipiélago –formado por 333 islas– se encontraba sin cobertura de radiobalizas ni radar en la mayoría de ellas, con el consiguiente altísimo riesgo para buques y aeronaves. Los gobernantes fijianos decidieron apostar por el GPS... y acertaron.

  • 8 / 10

    En marcha 24 horas al día

    Los receptores GPS son trabajadores incansables. En los móviles o en el cuadro de instrumentos de los coches se esconde una maravilla tecnológica que trabaja incluso cuando no se está utilizando. Está continuamente mandando señales a una red de 24 satélites que se encuentran a 20.000 kilómetros de la Tierra. Las trayectorias de dichos satélites están sincronizadas de tal forma que siempre hay cobertura de al menos tres de ellos en cualquier rincón de la superficie terrestre y en cualquier momento.

  • 9 / 10

    El sistema chino

    Además del estadounidense (el más empleado) existen otros tres sistemas GPS operativos: el ruso GLONASS, el chino BEIDOU y el europeo GALILEO. Únicamente los dos primeros –el americano y el ruso– están en pleno funcionamiento global. El chino cubre solo su país y naciones limítrofes, y el Galileo empezará a trabajar a plena capacidad en 2020. Uno de los grandes objetivos de los organismos que controlan el acceso a las comunicaciones civiles por satélite es lograr su utilización conjunta, con lo que se podría lograr una cobertura del 100% del globo terráqueo.

  • 10 / 10

    El primer coche, un Honda

    El primer coche en equipar un sistema de navegación por satélite fue el Honda Acura Legend de 1990. Honda comenzó a trabajar en el sistema en cuanto se liberó para el uso civil: necesitó siete años para presentar una versión comercial totalmente fiable y operativa. Eso sí, el extra costaba la cuarta parte del precio del coche. Por otra parte, existe cierta controversia al respecto con Mazda, que reivindica este honor para su Eunos Cosmo, también de 1990. Honda había desarrollado su navegador a partir de un modelo anterior inercial (sin conectividad) denominado Gyrocator, por lo que no sería un sistema 100% de guiado por satélite.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no