Gasóleo A, B y C: ¿en qué se diferencian?

Muchos términos y muchas dudas: el gasóleo, el gasoil y el diésel se refieren a un mismo producto, pero hay algunos detalles que conviene repasar.

Surtidor gasolinera
Aunque existen diferentes nombres en realidad es el mismo combustible

A primera vista, no hay distinción entre el gasóleo, el gasoil y el diésel, pero existen ciertos matices que precisar. En 1894, el ingeniero francoalemán Rudolph Diesel dio con la clave para hacer funcionar motores de combustión interna de alto rendimiento con aceite vegetal. Desde entonces, son muchos los nombres que se le han dado a este carburante.

Los motores diésel basan su funcionamiento en la autoignición de las altas temperaturas del combustible sin necesidad de utilizar la chispa generada por una bujía. Para su desempeño se pueden emplear desde los aceites de cacahuete de sus inicios a los derivados del petróleo.

En un principio, estos motores se circunscribieron a los grandes vehículos, maquinaria pesada, navíos y propulsión ferroviaria, pero la industria del automóvil terminó adoptándolos.

¿El gasóleo es gasolina?

Aunque parezcan similares, el gasóleo y la gasolina no son lo mismo. Existen grandes diferencias entre los dos combustibles. Por ejemplo, la gasolina es un líquido compuesto por hidrocarburos obtenido mediante un proceso de refinamiento del petróleo que comprende cuatro etapas:

  • Fraccionamiento: al calentar lentamente el crudo del petróleo, se evaporan los distintos hidrocarburos.
  • Craqueo: las fracciones obtenidas se transforman en otras mediante reacciones químicas.
  • Reformado catalítico: tras obtener la gasolina, este proceso es el encargado de mejorar su calidad como combustible.
  • Depuración: finalmente se eliminan las impurezas que contienen azufre. Cuanto menor sea la cantidad de azufre, mayor es la calidad de la gasolina y menos nociva será para los componentes del motor.

El proceso para la obtención del combustible diésel es algo diferente, ya que se obtiene mediante la destilación y purificación del petróleo. Comienza introduciendo en una torre de craqueo el petróleo para calentarlo. Tras alcanzar el grado de ebullición, los vapores se condensan y los residuos se separan para producir grasas, aceites pesados o fibras textiles.

Más tarde, los vapores vuelven a calentarse y tras esta segunda destilación se obtiene el fueloil, que sirve como base para la obtención del gasóleo. Cada proceso de destilación proporciona un hidrocarburo más ligero que el anterior.

Tipos de diésel: ¿cuáles son?

Más allá de las nomenclaturas, el gasoil, el diésel, el petrodiésel y el gasóleo son lo mismo. En esencia, es un aceite pesado elaborado con petróleo e hidrocarburos que, a diferencia de la gasolina, no se mezcla con etanol. Contiene aditivos que ayudan a mejorar las propiedades y prestaciones de los motores. Los principales tipos que se encuentran en el mercado son:

  • Gasóleo A: está destinado a la automoción. Proporciona una alta calidad de trabajo, ya que ha sido ampliamente refinado. Los aditivos que contiene ayudan a proteger el sistema de inyección, a reducir el consumo y a minimizar las emisiones contaminantes. Existe una variante que ofrecen las diferentes compañías petrolíferas con la denominación A+, Plus, Premium, etc. Es el gasóleo A más caro, pero a diferencia de lo que el gran público considera, no mejora el rendimiento de los motores. Los aditivos especiales que incorporan han sido desarrollados para alargar la vida de los componentes del motor y el escape.
  • Biodiésel: es una variedad a base de aceites vegetales (soja, colza, girasol) y grasas animales oxigenadas con éter. Es un sustituto del gasóleo A que puede ser usado en una amplia gama de los motores diésel comunes sin requerir modificaciones. Además, minimiza el desgaste de los motores y reduce las emisiones de gases contaminantes.
  • Gasóleo B: su uso está restringido a maquinaria agrícola, pesquera, embarcaciones y vehículos autorizados. Esta menos refinado y filtrado que el gasóleo A, por lo que contiene más impurezas. Al incluir más parafina en su composición, puede solidificarse a bajas temperaturas. No está recomendado su empleo en automóviles, ya que, aparte de amenazar la vida de los motores, su aplicación a nivel privado está considerada un fraude que implica multas de hasta 3.000 euros.
  • Gasóleo C: ha sido específicamente concebido para las calderas de calefacción y equipos de producción de calor. No está apenas refinado, contiene muchísimas impurezas y unos altos niveles de azufre y parafina. Su combustión es de peor calidad y es el más contaminante. Es el gasóleo más barato.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Sobre la firma

Rubén Pérez

Entusiasta del motor en toda su magnitud, preferiblemente los V12. Me dijeron que cuatro ruedas eran mejor que dos, por eso me compré otra moto. Claro que también me apasiona cuando van las cuatro juntas. He trabajado como creativo publicitario para muchas marcas de coches y motos e hice la mili en esto de juntar letras en la editorial Luike.

Más Información

Ahorrar combustible
Mercedes

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no