Conducir

¿Qué le ocurre a un conductor si se salta un peaje?

La infracción puede llevar al conductor o titular del vehículo a pagar una multa de entre 100 y 200 euros

saltar peaje

Las autopistas de Cataluña, entre las más caras.

Colarse pegándose al vehículo de delante, aprovechar una barrera levantada o hacer alguna infracción que implique el impago de un peaje está sancionado por ley y puede llevar al conductor a pagar una multa de entre 100 y 200 euros.

Hace apenas cinco años no se establecía en la ley claramente la obligación de pago en peajes ni tampoco la sanción en caso de impago. Puede decirse que existía un vacío legal que permitía que ciertas infracciones quedaran impunes. Fue en 2012 (en vigor a partir de 2013) cuando se modificó la ley para fijar la obligación de pago en peajes y la posibilidad de denunciar en caso de impago.

Jordi Marí, abogado de ARAG, explica que según esa reforma “el usuario está obligado a abonar el peaje y el impago supone una infracción sancionable conforme a la normativa de la Ley de Tráfico, previa denuncia por parte de la policía encargada de la vigilancia del tráfico o del personal de la concesionaria”.

Sanciones económicas

La multa que corresponde a la Dirección General de Tráfico (DGT) por saltarse un peaje y no pagar es de 100 euros. A parte de la sanción, la concesionaria tiene derecho a reclamar el importe del peaje que no se abonó. La sanción puede ascender hasta los 200 euros en caso de abandonar el vehículo en el peaje.

Policía y pruebas

Como indica la ley, en caso de que la policía no esté presente en el momento de la infracción, el personal encargado de la vigilancia de la autopista queda temporalmente investido de autoridad, por lo que las denuncias que imponga tendrán valor de prueba para acreditar el hecho denunciado.

Si el infractor se niega a identificarse, el personal de la concesionaria de la autopista podrá pedir la presencia de la policía. En cuanto al responsable de la infracción, será siempre el titular del vehículo salvo que éste identifique a otro como conductor.

En España existen 3.038 kilómetros de carreteras de pago, concentrados sobre todo en Cataluña y en la Comunidad Valenciana. Los precios, además, varían notablemente de un lugar a otro. Según un estudio reciente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), el peaje del túnel de Sóller, en Mallorca es el más caro de España: allí, los automovilistas que atraviesan sus tres kilómetros de distancia deben desembolsar 5,10 euros (1,30 euros los residentes), es decir, 1,68 euros por cada kilómetro recorrido.

En el extremo opuesto, los conductores que vayan desde Puxeiros a Baiona (Pontevedra) pagarán una tarifa de 1,65 euros para un recorrido de 28 kilómetros. El coste por cada 1.000 metros cae hasta 0,05 euros: 33 veces menos que en la autopista mallorquina.

El informe de AEA hace hincapié en un aspecto llamativo: en casi la mitad de las autopistas los precios se encarecen en los horarios de mayor afluencia de tráfico, estableciéndose importantes diferencias en función del día, la hora o el mes del año en que se utiliza la infraestructura.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no