• 1 / 14

    Lamborghini Athon // 1980

    La visión del futuro de Lamborghini llegó de la mano de Bertone, icónica casa de diseño que optó por las superficies lisas para dar forma a una carrocería llena de aristas y ángulos. Su interior llamaba la atención por un volante hueco y por la primigenia pantalla que unía el cuadro de instrumentos y la consola central. Montaba el motor 3.0 V8 del Silhouette.

  • 2 / 14

    Briggs & Stratton Six-Wheel Hybrid // 1980

    Tras la crisis del petróleo, Briggs & Stratton creó este prototipo híbrido para demostrar que con un sistema de poca potencia era posible conducir a velocidad de crucero: un bloque bicilíndrico de 694cc y 18 CV movía el primero de los ejes traseros, y seis baterías de 12V hacían lo propio con el segundo. Resulta notorio que, con dicho sistema, pudiese recorrer 80 kilómetros en modo 100% eléctrico.

  • 3 / 14

    Citroën Karin // 1980

    La marca francesa presentó un prototipo en el Salón de París de 1980 con forma de pirámide (que a priori optimizaba la aerodinámica), cristal para toda la parte superior y un interior de tres plazas con el conductor en posición central. Destacaba un volante futurista con teclas en la parte central, así como controles en los laterales.

  • 4 / 14

    Citroën Xenia Concept // 1981

    Un prototipo que podría considerarse el antecedente remoto del primer gran monovolumen de Citroën, el Evasion, que no llegó al mercado hasta 1995. El interior resultaba tan avanzado para la época como el del Karin: mandos alrededor del volante y un aro con un solo brazo, tan clásico de Citroën en aquella época.

  • 5 / 14

    Italdesign Machimoto // 1986

    Esta peculiar creación combinaba rasgos de un coche y de una moto, presentando una configuración de hasta ocho plazas en dos líneas de cuatro. Carecía de techo, parabrisas y puertas al uso, y el volante tenía dos asideros. No era muy seguro –se recomendaba el uso de equipamiento de motorista– y estaba desarrollado sobre la plataforma del Volkswagen Golf.

  • 6 / 14

    Pontiac Trans Sport Concept // 1986

    Cuando los monovolúmenes gozaban del favor del público, Pontiac presentó un prototipo de corte deportivo y grandes dimensiones. Apostaba por las puertas de tipo alas de gaviota para acceder a las plazas delanteras, y repetía sistema con una puerta enorme en el lateral derecho para acceder a los cuatro asientos posteriores.

  • 7 / 14

    Volkswagen Orbit Concept // 1986

    Otro de los prototipos creados por las mentes brillantes de Italdesign, desarrollado sin aspiraciones de convertirse en coche de producción. El interior del vehículo era todavía más intrépido que el diseño del habitáculo, con botones táctiles, colores chillones y mucho tablero digital.

  • 8 / 14

    Peugeot Proxima // 1986

    Una aproximación al futuro de la marca francesa. Diseño vanguardista y materiales avanzados para la carrocería, como la fibra de carbono y diferentes resinas. En el interior, acabados de gran calidad, aspecto igualmente futurista, predominio del rojo y cuatro plazas a las que se accedía por el techo abatible.

  • 9 / 14

    IAD Alien // 1986

    El IAD Alien fue una propuesta altamente futurista para un supercoche de motor central. Lo creó la consultora de diseño International Automotive Design para el Salón de Turín. Aparte de mostrar las ideas renovadoras de la compañía, sirvió para incorporar soluciones de ingeniería innovadoras. Pero eran solo teóricas: el coche nació sin intención de ser fabricado.

  • 10 / 14

    Chrysler Lamborghini Portofino // 1987

    Ahora parte del Grupo Volkswagen, hubo un tiempo en que Lamborghini pertenecía a Chrysler. Fruto de aquella época fue este prototipo, que utilizaba la base del Lamborghini Jalpa y montaba un motor V8. Lo más llamativo eran sus cuatro puertas con apertura de tijera (vertical), las dos traseras además en dirección opuesta.

  • 11 / 14

    Chevrolet Express // 1987

    Más adelante Chevrolet utilizó la denominación Express para sus furgonetas, pero en los ochenta dio nombre a un prototipo fabricado en fibra, con un techo que se levantaba para acceder al interior y propulsado por una turbina de gas para alcanzar velocidades de hasta 240 km/h. Además, apareció en Regreso al Futuro II en la visión de 2015 de la película.

  • 12 / 14

    Lamborghini Genesis // 1988

    Otro producto de la era Chrysler-Lamborghini, un enorme monovolumen con puertas del tipo ala de gaviota para los asientos delantero y deslizantes para los traseros. Montaba el motor 5.2 V12 de 455 CV del Lamborghini Countach Quattrovalvole, que se asociaba a una caja de cambios automática de tres velocidades de Chrysler.

  • 13 / 14

    Pontiac Stinger // 1989

    El Stinger representaba la visión de Pontiac de lo que debía ser un buggy moderno, sin techo ni puertas, con capacidad todoterreno y un exterior resistente (frontal y zaga eran de plástico) a los golpes. Parte de su peculiar diseño se vio reflejada después en el Aztek, que se hizo famoso primero por su imagen y después por ser el vehículo de Walter White en Breaking Bad.

  • 14 / 14

    Plymouth Voyager III // 1989

    Plymouth imaginó el futuro de los monovolúmenes con un peculiar formato: el vehículo tenía tres plazas, pero podía acoplarse el remolque (que tenía su propio motor), quedando a cubierto el eje trasero y consiguiendo una estructura que añadía cinco asientos extra. Así podía funcionar como utilitario en ciudad y como una suerte de caravana en viajes largos.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no