Motos

Buenas para todo

La gama Triumph Tiger 800 incorpora nuevas tecnologías para facilitar la conducción y ganar en seguridad

Buenas para todo

Dicen en Triumph que una aventura es mucho más que la ruta que eliges por lo que la marca de Hinckley destapa su nueva gama de motos trail de media cilindrada, las Tiger 800. Ofrecen un completo abanico para elegir entre una excelente moto para hacer turismo y en el otro extremo una pura aventurera, abarcando entre ambas un dilatado elenco de posibilidades. La nueva generación de Triumph Tiger 800 incorpora tecnologías orientadas al piloto para facilitarle la conducción y proporcionarle más seguridad.

Triumph propone dos variantes de la Tiger bien diferenciadas, la XR, una trail dirigida al asfalto, y la XC, con una vocación más campera. Su base técnica es la misma, un bastidor de doble entramado de tubos de acero cubierto con pintura en polvo con tratamiento al titanio muy resistente aún en las condiciones más extremas.

El propulsor es el 800 cc tricilíndrico en línea de refrigeración líquida puesto al día con una avalancha de cambios en su interior para mejorar su tacto y dulcificar su comportamiento. Rinde 95 CV a 9.250 rpm, y con esta cifra se ha pensado en los conductores del carné A2 pues permite limitarlo a la potencia exigida por la ley. El resultado es un motor limpio, económico, con un consumo homologado de 4,3 litros, y gracias a los 19 litros de carburante que caben en el depósito, disponemos de una autonomía de unos 438 kilómetros.








Triumph Tiger 800 XC.




En cuanto a sus diferencias más notables, se encuentran en la equipación y parte ciclo, la XR lleva llantas de aleación y la XC de radios más ligeras, flexibles y duraderas fuera de la carretera, con la delantera de 21 pulgadas (de 19 en la XR). También las suspensiones son distintas, las XC montan componentes del especialista holandés WP, de más recorrido y con todas las posibilidades de regulación.

La altura del asiento también varía, lógicamente la XC es más alta, aunque se pueden ajustar en ambas en dos posiciones. También hay un asiento opcional rebajado para los dos modelos. En cuanto al peso en orden de marcha, la XR es cinco kilos más ligera, 213 kg por 218 de la XC.

Electrónica a la última

Para acudir en ayuda del conductor han mejorado sus sistemas electrónicos gracias en buena parte a un nuevo acelerador Ride by Wire que permite interaccionar con la ECU (unidad de control). Esta tecnología ofrece un mundo de posibilidades. Se puede elegir entre varios modos de conducción con parámetros prefijados en fábrica, pero también se pueden personalizar a gusto del conductor. Estos modos, además de determinar la entrega de la potencia del motor, también actúan sobre el TTC (un control de tracción que se adapta a las circunstancias) y el ABS. Estos sistemas de ayuda son de serie en toda la gama Tiger, y en el modo off-road dejan cierta libertad de actuación al piloto. El ABS permite bloquear la rueda trasera (no la delantera) y el TTC deja cierto deslizamiento de la rueda trasera, con lo cual los dos sistemas pertiten derrapar hasta un límite. Y, si el piloto lo prefiere, puede desconectar todo a voluntad, pero solo se lo recomendaríamos a los más expertos en conducción campera.

Puesta en marcha

La Tiger XR es una moto muy equilibrada. Su motor es un compromiso perfecto entre un bicilíndrico y un tetracilíndrico (es lo que es), con la facultad de apropiarse de lo mejor de cada uno. A sus características le va muy bien la faena trail-turismo que este modelo tiene encomendado y se desenvuelve con buena nota sobre cualquier escenario. Anda más que de sobra, responde con energía desde bajo régimen y estira arriba con suficiente rabia. La parte ciclo también esta lograda, frena bien y su precisión y estabilidad proporcionan buenos momentos en tramos virados.

Por su parte, la Tiger XC está hecha para la aventura, aunque sigue siendo una moto confortable para viajar. Las suspensiones largas dan comodidad y muchos prefieren sacrificar algo de firmeza en carretera, en favor de más polivalencia. Pero, para adentrarte en auténticas aventuras camperas, es imprescindible sustituir los neumáticos mixtos que vienen de serie, de buen comportamiento en carretera, por unos de tacos mucho más efectivos en tierra y sobre todo barro.

La gama Triumph Tiger 800, polivalente y buena para todo, está disponible a partir de este mismo mes de enero, con un precio de partida de 9.925 euros.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no