La tendencia por recuperar lo antiguo, la moda retro implantada desde hace unos años, tiene también su traslación al mundo del motor: guiños a clásicos en modelos nuevos, empleo de nombres con historia… e incluso vuelta a la vida de mitos de la automoción, con el Jaguar D-Type.

Jaguar ha anunciado que quiere terminar algo que dejó a medias hace más de medio siglo: en 1955 se propuso fabricar 100 unidades del mencionado modelo, pero finalmente solo se crearon 75. Un error que la marca inglesa va a enmendar este mismo año fabricando las 25 unidades restantes, de manera artesanal y siguiendo las especificaciones originales que establecieron el director de Competición, Lofty England, y su equipo de ingenieros en los años cincuenta del siglo XX.

Jaguar D-Type

De hecho, se podrá elegir entre el chasis de morro corto, conocido como Short Nose, de 1955, y el de morro largo que llegó en 1956, denominado Long Nose. El prototipo con el que han llevado a cabo el anuncio es uno de estos últimos, reconocible por su capó más largo, sus pinzas de freno específicas y sobre todo por la característica aleta vertical situada tras el puesto de conducción.

Su producción correrá a carga de la unidad Jaguar Classic, que ya tiene cierta maña en el mundo de las réplicas, puesto que entre 2014 y 2015 fabricó seis Lightweight E-Type, y entre 2017 y 2018 otros nueve XKSS. Kev Riches, Engineering Manager de Jaguar Classic, apunta: “Aprendimos mucho del proyecto del XKSS, así que ahora partimos con ventaja para producir los últimos 25 D-Type. Cada uno de ellos será idéntico al original hasta el más mínimo detalle, justo como especificó en su día el departamento de Competición de Jaguar”.