Probamos el coche autónomo de Nissan en Londres

La marca japonesa ensaya la tecnología ProPilot, que se lanzará este año en el Qashqai y en el Leaf.

Probamos el coche autónomo de Nissan en Londres

El Nissan ProPilot conduce con suavidad y precisión.

Nissan está poniendo a punto su tecnología de coche autónomo en Londres. Un redactor de El País ha participado en los ensayos a bordo de un prototipo del Nissan Leaf equipado con el sistema ProPilot, que es la denominación del guiado autónomo de Nissan.

El recorrido, de unos 25 kilómetros y 20 minutos de duración, se desarrolló por los alrededores de la capital británica. El coche circuló sin intervención humana con el ingeniero Tetsuya Iijima, manager general de Tecnologías Avanzadas de Nissan, sentado en el puesto de conducción, aunque sin tocar el volante. El trayecto discurrió por avenidas de doble carril, rotondas, calles y un tramo de autopista sin presentar la menor incidencia.

Iijima solo tuvo que coger el volante para sortear los conos que delimitaban una obra y bloqueaban el carril interior de  una rotonda. Por lo demás, el coche se detuvo en los ceda el paso y semáforos con absoluta precisión, y también se incorporó con naturalidad en las rotondas, y accedió y abandonó la autopista sin incidencias.

Un escudo de 12 cámaras, 4 láser y 5 radares

Los sistemas de guiado autónomo como el ProPilot de Nissan ‘ven’ el entorno, procesan toda la información, la interpretan y dan la orden correspondiente al coche para que actúe en consecuencia.

Para desempeñar todas estas labores, el prototipo del Nissan Leaf utilizado en Londres cuenta con un avanzado equipo formado por 12 cámaras de video estéreo, cuatro láser-escáner y cinco radares que forman un auténtico escudo alrededor del vehículo creando diferentes capas de seguridad que se complementan entre sí para cubrir cualquier error de alguno de los dispositivos.

Así, las cámaras recogen las imágenes en 360º alrededor del coche, incluidas señales, semáforos, líneas del piso, etc., y los escáneres detectan objetos, animales y personas en distancias cortas y medias dándoles forma para poder identificarlos.

Los radares ‘miran’ a más larga distancia para detectar objetos más lejanos y terminar de ‘pintar’ el cuadro completo. Además, el GPS y la cartografía del navegador sitúan al vehículo en su entorno.  

SAM, el teleoperador en la nube de la NASA

Toda esa información se envía a un procesador que las interpreta y da las órdenes en milésimas de segundo a los elementos mecánicos para que tomen la decisión más apropiada. Y si aparece algún problema o imprevisto, Nissan ha llegado a un acuerdo con la NASA para compartir su tecnología SAM de manejo remoto de los vehículos espaciales.

Este sistema entra en acción cuando hay que resolver situaciones no previstas o que exigen violar alguna norma de tráfico, como pisar una línea continua u ocupar un carril contrario, por ejemplo cuando el coche llega a una calle bloqueada por algún obstáculo o un vehículo accidentado, o para superar un coche parado que bloquea una carretera con línea continua que el autónomo no está autorizado a pisar.

En estos casos, el coche se conecta por sí solo con un teleoperador o controlador humano, que busca la mejor solución y la transmite al vehículo. Pero además, la deja en la nube para que puedan aplicarla también los demás vehículos autónomos que circulan por la zona cuando lleguen al mismo sitio.

Las funciones llegarán por fases

Fase 1 (2017): el piloto automático para autopista, que se ofrecerá en el Qashqai y el Leaf, y se vende ya como opción en Japón.

Fase 2 (2018): el piloto automático de autopistas, pero con función de adelantamiento y cambio de carril.

Fase 3 (2020): conducción automática en ciudad, que incluye cruces de calles, semáforos, etc.

La Alianza Renault-Nissan espera contar con diez modelos con estas funciones de conducción autónoma en 2020 que se comercializarán en Japón, Europa, EEUU y China.  

En todas estas fases se mantendrá al volante por si el coche reclama que tome los mandos.

El prototipo del Nissan Leaf utilizado en las pruebas de este video incluía la mayoría de las funciones de la fase 3. Y Nissan ha anunciado que todas estas tecnologías tendrán precios asequibles y acordes con los de una marca generalista.  

ProPilot, más suave y preciso que el conductor humano

Por último, el Nissan Leaf ProPilot que rueda en Londres sorprende por su impecable suavidad y ofrece una conducción más fina, agradable y precisa que el 95% de los conductores, incluidos la mayoría de los profesionales, como chóferes y taxistas.