Audi e-tron Sportback, el todocamino a pilas que llegará en 2019

Tres motores generan 435 CV que se transfieren a las cuatro ruedas para hacer el 0-100 en 4,5 segundos y alcanzar una autonomía de 500 kilómetros.

Audi e-tron Sportback, el todocamino a pilas que llegará en 2019

Será el segundo SUV 100% eléctrico de la marca tras el modelo que se estrenará en 2018.

En el marco del Salón de Shanghái, considerando que el mercado chino es el líder en automóviles a pilas, Audi ha decidido dejar definida su hoja de ruta eléctrica. Así la resume Rupert Stadler, presidente del Consejo de Dirección de Audi AG: “Nuestro Audi e‑tron se pondrá en marcha en 2018, el primer coche eléctrico en este sector tan competitivo que es apto para el uso diario. Poco tiempo después, en 2019, le seguirá la versión de producción del Audi e-tron Sportback, una variante cupé emocional que se identifica a primera vista como un coche eléctrico”.

Queda claro, pues, que este Audi e-tron Sportback no será el primer SUV 100% eléctrico de la marca, pero sí adelanta la parte técnica que emplearán tanto él como el pionero.

Mide 4.900 milímetros de largo, 1.980 mm de ancho y 1.530 mm de alto, dando lugar a un diseño que el fabricante describe como un Gran Turismo de cuatro puertas. Dada su naturaleza es innecesaria una parrilla tradicional, aunque el diseño Single Frame sigue presente, enmarcado en una máscara que también incluye los pilotos delanteros.

La vista lateral, por su parte, recuerda a los A5 y A7, con una silueta bastante dinámica y un techo de suave caída que termina en una zaga más elevada que el frontal. Detalles como las enormes llantas de 23 pulgadas, las cámaras en lugar de retrovisores o los tiradores de las puertas ocultos son habituales en los prototipos.

Audi e-tron Sportback

Audi hace especial hincapié en los grupos ópticos delanteros, que utilizan la tecnología Matrix LED, están formados por 250 diodos cada uno y pueden crear imágenes. Además, bajo estos se encuentran los módulos de proyección Digital Matrix Light, que con sus 1,3 millones de píxeles de resolución hacen las funciones de luces largas y cortas.

El habitáculo, aun con su corte futurista, presenta evoluciones de otras soluciones que existen en los modelos de producción de hoy en día. No hay rastro de botones, apostándolo todo a una configuración de pantallas y superficies táctiles. En el volante hay dos zonas de control situadas al alcance de los pulgares, el Audi Virtual Cockpit es un cuadro de instrumentos totalmente digital y en la zona central se ubican dos pantallas, la superior de 10 pulgadas, desde las que se maneja el sistema de infoentretenimiento y demás opciones.

El interior es bastante espacioso gracias al empleo de una mecánica eléctrica formada por una batería ion-litio de 95 kWh situada en el suelo del coche y por tres motores eléctricos, uno en el eje delantero y los otros dos en el trasero.

El conjunto desarrolla una potencia de 435 CV que se elevan a 503 con la función boost, lo que permite al Audi e-tron Sportback acelerar de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 210 km/h. Su autonomía es de 500 kilómetros y, aunque no se han facilitado datos sobre su recarga convencional, con una toma de 150 kW tarda 30 minutos en recuperar suficiente energía como para recorrer 400 kilómetros.

Audi e-tron Sportback