Actualidad

Ayuda de 1.200 euros a la compra de automóviles en Cantabria

Ayuda de 1.200 euros a la compra
 de automóviles en Cantabria

El Gobierno de Cantabria ha consensuado con los agentes del sector automovilístico un plan de ayudas por el que se descontarán 1.200 euros en la compra de vehículos de hasta 30.000 euros. De ese importe, 300 euros corresponden a ayudas del Ejecutivo regional mientras que los 900 restantes constituyen una rebaja directa en el precio del turismo que aplicarán los concesionarios.

Con esta iniciativa, pionera en España, se pretende incentivar la venta de vehículos, que en los últimos años viene experimentando una caída «notable», ya que las matriculaciones se han reducido cerca de un 30 por ciento en la región.

También se persigue mantener el empleo en este ámbito, que se aproxima a los 3.000 puestos fijos, según ha explicado este viernes el presidente cántabro, Ignacio Diego, en una rueda de prensa en la que ha estado acompañado por el consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Eduardo Arasti, y representantes de un sector que tiene una facturación próxima a los 500 millones euros anuales.

Con estas ayudas, que se deberán declarar, y los descuentos de los concesionarios, -que se aplicarán, todo ello, de forma directa en el precio de venta- se pretende incrementar en torno a un 30% las matriculaciones, hasta sumar unas 1.500 nuevas este año.

Para este fin, el Ejecutivo destinará una partida de 500.000 euros, de modo que las subvenciones se concederán desde el próximo 9 de julio y hasta que se agote el presupuesto, con el 15 de diciembre como fecha límite.

Además de incentivar la venta de vehículos y mantener el empleo, con la medida también se pretende renovar el parque automovilístico de la región y, en consecuencia, incrementar la seguridad vial y reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera.

En relación al primer objetivo, Diego ha detallado que, según datos aportados por el sector, las matriculaciones han experimentado una caída «muy fuerte» en los últimos ejercicios, ya que han pasado de 25.000 en el 2007 algo más de 8.100 el pasado año. Esta tendencia sigue en 2012, por lo que se ha buscado con el sector una fórmula para frenar este descenso de las ventas.

Por su parte, Arasti ha explicado que la ayuda del Gobierno y rebaja de los concesionarios se aplicará a turismos, todoterrenos, furgonetas ligeras y vehículos de kilómetro 0 matriculados en 2012 y siempre que se entregue uno de diez años de antigüedad para su achatarramiento.

Antonio Romero-Haupold, presidente de la patronal de los concesionarios, esta seguro de que estos «pondrán todo de su parte para que este plan salga bien». Y destaca que el Gobierno de Cantabria ha sido el primero en entender que la automoción es el único sector que está en disposición de impulsar la economía y “tirar” del consumo”.

 En este sentido, Faconauto recuerda que «los incentivos a la compra siempre han sido un éxito y que son la manera de asegurar tres cosas esenciales: dar continuidad a las pymes concesionarias, incrementar la recaudación por parte de las arcas públicas (cada vehículo permite recaudar unos 3.000 euros en impuestos) y frenar el envejecimiento del parque, cuya media de edad en Cantabria es de 12,5 años».

 Faconauto espera que, como ocurrió con el Plan 2000E,  otras comunidades autónomas sigan el ejemplo de Cantabria y, sobre todo, «que el Gobierno Central empiece también a aplicar medidas concretas dentro de nuestro país y que entienda que la automoción es una baza fundamental para la acelerar la recuperación económica».

Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam), Juan Antonio Sánchez Torres, ha asegurado que la aprobación de estas ayudas supondrá un estímulo para las ventas en un mercado «deprimido», aunque solicitó que esta medida «se articule bien» para que los puntos de venta no pierdan dinero.

Asimismo, afirmó que esta decisión servirá de estímulo comercial en un momento de descenso de las matriculaciones de automóviles en España, que están en niveles de menos de la mitad de hace cuatro años.

Por otro lado, indicó que la decisión del Gobierno de Cantabria tiene una lectura positiva porque «rompe el hielo» y puede servir de acicate para que otras comunidades autónomas «se animen» a poner en marcha iniciativas similares que permitan dinamizar las ventas de coches.

Sin embargo, Sánchez Torres subrayó la necesidad de que estos incentivos a la compra en Cantabria se articulen de una forma adecuada, puesto que todavía «colean denuncias» relacionadas con el anterior Plan 2000E, debido a que los concesionarios adelantaron el importe de las ayudas y todavía no han cobrado parte de dichas cantidades.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no