Actualidad

Etiqueta ECO: coches microhíbridos, más eficiencia sin disparar el coste

Minimotores a pilas y red eléctrica a 48 voltios para reducir el consumo hasta un 15%.

Etiqueta ECO: coches microhíbridos, más eficiencia sin disparar el coste

El potentísimo Audi Q8, microhíbrido que homologa 6,6 litros de consumo con 286 CV.

Turismos, SUV y hasta deportivos. La etiqueta ECO, que otorga acceso a los centros urbanos, está disponible en una amplia variedad de modelos. Pueden ser híbridos, microhíbridos y de gas. Más de 50 modelos aptos para acceder a la ciudad si hay restricciones al tráfico, con precios desde 9.000 euros. Así es la oferta de microhíbridos disponible en España.

Audi, red eléctrica de 48 voltios

Al circuito eléctrico normal de cualquier automóvil, de 12 voltios, se suma uno nuevo de 48 conectado a una pequeña batería y a un motor eléctrico. El conjunto es capaz de aportar funciones de los coches híbridos, a escala reducida, y contener así el consumo: proporciona un impulso extra para iniciar la marcha, recupera energía en las desaceleraciones y frenadas, y permite aplicar el llaneo en carretera y autopista (el coche desacopla la transmisión del motor y se desplaza con la inercia).

MICROHÍBRIDOS

Lo mejor
• Ratio entre coste y eficiencia. La relación es más favorable que en los híbridos: la microhibridación reduce el gasto hasta un 15% y apenas aumenta el precio.
• Sencillez técnica. Los modelos no presentan incrementos de peso ni mermas en el maletero porque el sistema es relativamente sencillo y compacto.
Lo peor
• Ecología. El potencial de ahorro es inferior al de los híbridos porque el módulo eléctrico es mínimo y no descarga tanto de trabajo al motor de combustión.
• Paradoja. Modelos de grandes dimensiones, potentes, pesados y poco aerodinámicos, logran la etiqueta ECO a pesar de sus consumos elevados.

Además, la nueva red sirve para alimentar elementos de alto consumo, como las barras estabilizadoras activas, y para seguir desacoplando elementos de la mecánica principal, como los nuevos turbos con accionamiento eléctrico en vez de mecánico, que pueden ahorrar hasta 0,4 litros de carburante cada 100 kilómetros.

Audi es el fabricante que dispone de la gama de modelos con microhibridación más amplia y la denomina Mild Hybrid. Se ofrece en tres berlinas, A6, A7 y A8, y dos SUV, los Q7 y Q8. Se utiliza para reforzar la eficiencia de los motores diésel y en modelos grandes. El resultado: un A6 de gasóleo y 204 CV (desde 52.530 euros de precio sin promociones) que registre un consumo de apenas 4,5 litros.

En el A7 (desde 73.530 euros) esta hibridación suave hace que el diésel 3.0 V6 de 231 CV, con tracción 4×4, se conforme con 5,6 litros. Y en el A8 brilla todavía más porque el mismo motor, pero con 286 CV, certifica el mismo gasto: 5,6 litros. En el Q7 (68.210 euros), con la variante de 231 CV del mencionado motor, firma 6,5 litros, y en el Q8 (84.840), con la versión de 286 CV, 6,6.

Audi Q7. / Audi

Suzuki, un pequeño impulso verde

La marca japonesa aplica una versión simplificada del sistema de Audi. Incluye una pequeña batería extra y un minimotor eléctrico de 3 CV, pero sin el sistema de 48 voltios: se acoplan a la normal de 12. Pero proporcionan las mismas funciones de ahorro y ayuda a la marcha, y reducen así el consumo.

Suzuki lo denomina SHVS y está disponible en tres modelos: el utilitario Baleno (desde 15.255 euros de tarifa oficial), el urbanita Swift (a partir de 16.170) y el SUV de bolsillo Ignis (15.620). Los tres coches llevan una mecánica 1.2 de gasolina y 90 CV y sobresalen por su bajo peso —bajan incluso de los 1.000 kilos—, y junto con el apoyo del sistema SHVS consiguen unas cifras de gasto muy llamativas: 4,3 litros de consumo medio oficial en los Baleno e Ignis y apenas 4 litros en el Swift.

La batería extra tiene una capacidad de 0,38 kWh, suficiente para almacenar la energía de las desaceleraciones y frenadas y destinarla después al inicio de la marcha, uno de los momentos de mayor consumo. Y el motor eléctrico opera desde el ralentí hasta las 3.900 revoluciones, lo que se aprecia especialmente en las salidas de semáforos y en las recuperaciones en ­marchas largas.

Mercedes, potencia extra sin gasto

Igual que Audi, Mercedes recurre a un sistema eléctrico adicional de 48 voltios, con las mismas funciones pero con la diferencia de que su motor eléctrico llega a aportar hasta 22 CV adicionales y se aplica, al menos de momento, en mecánicas de gasolina. El fabricante lo identifica comercialmente con el sello EQ Boost.

La gama disponible es también amplia y abarca versiones de los modelos Clase C, Clase E y Clase S, del CLS y del AMG GT de cuatro puertas. En el Mercedes Clase C 200 (desde 44.500 euros), que lleva un motor 1.5 turbo de gasolina y 184 CV, permite homologar un consumo contenido de 6 litros y acelerar de 0 a 100 km/h en 7,7 segundos.

Mercedes Clase S. / MERCEDES

El extremo opuesto son las versiones 450 y 500 de la limusina Clase S (a partir de 112.500 euros), que logran certificar un gasto oficial desde solo 7,4 litros. Y entre medias pueden encontrarse hasta versiones deportivas, como el AMG GT cuatro puertas en versión 53 4Matic+, con un motor 4.0 V8 biturbo que rinde 435 CV y gasta 9,1 litros de promedio.

Los Clase E 350 y CLS 450 completan la oferta. El primero (desde 59.450 euros) tiene 299 CV y 6,1 litros, mientras que el CLS (a partir de 77.400) presenta registros similares y también llamativos para un turismo de cinco metros de largo y cerca de dos toneladas: 367 CV y 7,5 litros.

Además, Mercedes acaba de anunciar nuevas variantes de los GLC y GLE, sus SUV medio y grande, que pueden recibir también el identificativo ECO. El GLC se pone al día y recoge nuevos motores turbo de gasolina de cuatro cilindros con hibridación ligera (motor de apoyo de 16 CV, batería asociada y red de 48 voltios). Así, las versiones GLC 200 y GLC 300, con 197 y 258 CV, incorporan el distintivo limpio y gastan poco: el 200 homologa 7,1 litros de media (WLTP), mientras que el 300 aún no se ha certificado. Saldrán a la venta a mitad de año, aunque todavía no tienen precio.

El GLE, su todoterreno grande, también puede contar con el sello ECO. La variante 450 de 367 CV (79.600 euros) incluye microhibridación (en este caso, con un motor de apoyo de 22 CV) y consigue declarar un gasto meritorio de 8,3 litros (WLTP).

Land Rover, dos opciones todoterreno

El nuevo Evoque estrena una plataforma que admite ya mecánicas híbridas. Pero de momento, en el lanzamiento, que se producirá en junio, se ofrecerán versiones microhíbridas. Todas las variantes que equipen cambio automático, ya sean de gasolina y diésel, 4×2 y 4×4, incluyen circuito de 48 voltios y motor eléctrico de apoyo, y pueden recibir la etiqueta ECO. La variante más eficiente, con motor de gasóleo de 150 CV con tracción delantera y el citado cambio automático (45.450 euros), anuncia un consumo medio oficial de 5,6 litros.

Además del Evoque, la marca británica especialista en todoterrenos y SUV acaba de presentar una versión del Range Rover Sport que incluye microhibridación y puede acceder a la etiqueta ECO. Está disponible en la carrocería Sport, con la denominación de MHEV, y cuenta con un motor 3.0 turbo de seis cilindros que rinde 400 CV. Gracias a la red eléctrica de 48 voltios, que permite alimentar entre otras cosas un compresor de accionamiento eléctrico, homologa un consumo de 9,3 litros (WLTP). Cuesta 113.400 euros.

Range Rover Evoque. / Land Rover

Mazda, consumo muy contenido

La cuarta entrega del familiar compacto Mazda3 estrena un sistema híbrido ligero asociado al motor 2.0 de gasolina con cambio manual. Rinde 122 CV y tiene un consumo medio oficial de poco más de seis litros (WLTP). Y se vende desde 20.715 euros. La hibridación se compone de una red eléctrica de 24 voltios, paralela a la normal de 12, y conectada a una pequeña mecánica de apoyo y una batería de litio, que son los componentes que permiten reducir el consumo. También recibirá la etiqueta ECO un nuevo motor, llamado Skyactiv-X, que puede funcionar como un gasolina (encendido por la chispa de la bujía) o como un diésel (encendido por compresión). Y así, anuncia 180 CV y un gasto inferior a cinco litros, datos llamativos.

Hyundai: las tres opciones del Tucson 

El SUV medio de Hyundai ofrece tres versiones diésel que disponen de etiqueta ECO: 1.6 CRDi de 116 CV (cambio manual y tracción delantera), 1.6 CRDi de 136 CV (cambio automático de siete marchas y tracción delantera) y 2.0 CRDi de 185 CV (automático de ocho marchas y 4×4). Las tres variantes llevan una red de a bordo de 48 voltios, motor eléctrico de 16 CV de apoyo y batería asociada. Y las tres presentan consumos promedios muy contenidos: 4,4, 4,5 y 5,7 litros, respectivamente. Están disponibles desde 27.315, 37.865 y 37.965 euros.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no