Actualidad

Cómo desplazarse en coche al trabajo sin temor al coronavirus

El Gobierno recomienda el uso del vehículo particular en los traslados laborales para aumentar el distanciamiento social.

Ir al trabajo en coche

Muchos trabajadores regresarán a la actividad el lunes 13 de abril. / VW

El lunes 13 de abril concluye el decreto de hibernación de la economía que puso en marcha el Gobierno el pasado 29 de marzo como medida drástica en la lucha contra la crisis del coronavirus. Esto quiere decir que millones de trabajadores de toda España podrán regresar a su actividad, fundamentalmente los de la construcción, la industria y todos aquéllos que no puedan realizar su tarea a distancia.

El Ministerio de Sanidad ha publicado una guía que sirva de referencia a todos los ciudadanos que deban acudir a sus puestos de trabajo una vez finalizada la Semana Santa (en algunas comunidades el Lunes de Pascua es festivo). Entre las medidas propuestas se encuentran, claro está, las referentes a los desplazamientos laborales. Cabe destacar, como ya adelantó el ministro Salvador Illa en diferentes comparecencias, la recomendación de utilizar el transporte privado siempre que sea posible, ya sea a pie, patinete, bicicleta, moto o coche. La razón obvia es que los desplazamientos individuales garantizan en mayor medida el distanciamiento social necesario para combatir esta pandemia.

Todos los ciudadanos que opten por utilizar su vehículo para realizar traslados laborales deberán tener en cuenta algunos detalles para que el retorno a la actividad se produzca con seguridad. El primero de ellos, antes de iniciar al desplazamiento, es comprobar que la mecánica se encuentra en óptimas condiciones tras permanecer sin funcionar puede que incluso algunas semanas.

En su día publicamos las recomendaciones básicas para mantener el coche en buen estado durante el confinamiento y el procedimiento para su puesta en marcha posterior, aunque esencialmente se trata de comprobar el perfecto funcionamiento de los elementos de seguridad. El componente que más puede haberse visto alterado durante el parón son los neumáticos, así que resulta obligado comprobar su correcta presión para evitar el riesgo de accidente; la batería también quizá haya perdido su carga, pero en este caso simplemente el vehículo no arrancará y será necesaria su recarga.

Durante el propio desplazamiento, se debe seguir manteniendo la distancia social y realizarlo preferiblemente de forma individual. Pero al incluirse estos traslados laborales dentro de los permitidos, más allá de los considerados hasta ahora como esenciales, de forma excepcional podrán ocupar el vehículo varías personas. Deberán evitar, eso sí, que más de una de ellas ocupe cada fila de asientos.

Si el automóvil aloja a varios ocupantes se hace recomendable el uso de mascarillas de protección. No así, según las indicaciones de Sanidad, cuando el desplazamiento se realice andando, en bicicleta, moto o cualquier otro vehículo que permita una correcta distancia interpersonal.

Desinfección del vehículo

La guía de buenas prácticas en los centros de trabajo detalla de forma minuciosa las precauciones que los trabajadores deberán tomar para realizar su actividad con el menor riesgo de contagio. Los automóviles se incluyen dentro de tales consideraciones y se recomienda su limpieza exhaustiva siempre que sea necesario o se pueda haber tenido contacto con otras personas o superficies potencialmente transmisoras del virus. Conviene recordar que los materiales utilizados tanto en el exterior como el interior son muy propicios para la supervivencia del Covid-19: hasta tres días en metales como el acero e igualmente en los plásticos.

Un buen hábito es realizar esa limpieza exhaustiva del vehículo siempre que sea posible, especialmente si se tienen dudas sobre la higiene mantenida durante la jornada de trabajo (esencial el lavado de manos frecuente). Hay que aplicar una sustancia desinfectante en los elementos del coche que están en contacto con las manos, desde los tiradores de las manos a por supuesto el volante, pasando por la palanca de cambios, las levas de la columna de dirección (intermitentes, luces, limpiaparabrisas), los diferentes pulsadores como de las ventanillas o climatización y también los equipos electrónicos (una simple radio o las cada día más habituales grandes pantallas de conectividad).

Las llaves o mandos remotos que se manipulen en los traslados al trabajo deben desinfectarse igualmente, aconsejando Sanidad que junto con otros elementos procedentes del exterior, como la cartera, se depositen en un lugar aislado a la entrada del domicilio. La máxima, en todo caso, es desinfectar a la mayor brevedad posible cualquier elemento susceptible de contaminación vírica y proceder al lavado de manos inmediatamente.

Las precauciones deben reforzarse del mismo modo durante los repostajes de combustible, como ya se explicó en su momento. En general, es esencial el uso de guantes para evitar el contacto con cualquiera de las superficies que encontramos en una estación de servicio, muy expuestas por la circulación de personas que soportan.

Las recomendaciones básicas son en su mayoría aplicables a los usuarios de las motocicletas. Aunque el uso de guantes puede minimizar los riesgos, hay determinadas operaciones que se realizan sin ellos antes de iniciar la marcha, como el arranque de la moto, el accionamiento de cerraduras o ponerse el casco. Así que ante la más mínima incertidumbre sobre la asepsia del proceso, mejor optar por desinfectar los componentes con los que se haya estado en contacto, incluyendo de nuevo las llaves metálicas o los mandos de plástico.

Kymco People S 125

Por otro lado, y aunque pueda parecer innecesario, conviene recordar la necesidad de extremar las precauciones en la conducción en las actuales circunstancias. Si siempre la prudencia debe ser la máxima, con la tensión que soporta en estos momentos el sistema sanitario cualquier lesión provocada por un accidente de tráfico  no sólo adquiere una dimensión mayor sino que perjudicaría la labor de los especialistas que combaten los efectos del coronavirus. Una circunstancia más que evidente en el caso de ciclistas o motoristas, para los que un simple incidente urbano puede traducirse en heridas que requieran de atención médica.

Otros traslados

Al margen de la movilidad obligada para acudir a los centros laborales de aquellas personas que no puedan teletrabajar, el estado de alarma mantiene, de momento hasta el próximo 26 de abril, los supuestos excepcionales en los que otros ciudadanos pueden trasladarse y que son los siguientes:

  • Adquisición de alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad.
  • Asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios.
  • Retorno al lugar de residencia habitual.
  • Asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables.
  • Desplazamiento a entidades financieras y de seguros.
  • Por causa de fuerza mayor o situación de necesidad.
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no