El E-Pace es el segundo SUV de Jaguar. Tras el éxito conseguido con su hermano mayor, el F-Pace, que ha sido decisivo en el aumento de un 83% de las ventas de la marca en el mundo durante el último año, este nuevo modelo está llamado a convertirse en el más popular de la firma británica. Rival directo de BMW X1, Audi Q3, Mercedes GLA o su primo Range Rover Evoque, llegará a España a principios de 2018 con una tarifa de precios que arranca en los 37.450 euros. Ya se aceptan pedidos.

Su perfil alargado y deportivo, inspirado en el F-Type, se ve potenciado con las llantas de 21 pulgadas opcionales, única en su segmento. El frontal incorpora la parrilla de Jaguar, seña de identidad de la marca, y en la parte trasera el perfil elevado combina con las llamativas salidas de escape. Con una longitud de 4,39 metros se ha conseguido una respetable habitabilidad interior para cinco pasajeros y un maletero con 577 litros de capacidad, gracias en gran medida a su generosa batalla de 2,7 metros.

El interior está diseñado para dar el máximo protagonismo al puesto de conducción. Destaca el tablero de instrumentación TFT opcional de 12,3 pulgadas. Aunque la mayoría de funciones tienen mandos táctiles, se ha hecho un guiño a la tradición con los mandos de climatización inspirados en las cámaras fotográficas Leica. El E-Pace incorpora un sinfín de soluciones multimedia y de conectividad para todos los ocupantes. No falta el novedoso sistema Activity Key, una pulsera desde la que se controlan los principales dispositivos del vehículo.

F Pace

El interior tiene la calidad propia de la marca.

En el capítulo de ayudas a la conducción destacan la solución Configurable Dynamics, que permite elegir el tipo de conducción deseado desde la pantalla central, el sistema All Surface Ability, que adapta el funcionamiento del coche al tipo de piso, y el Adaptative Dynamics, que detecta las acciones de conducción y los movimientos de la carrocería y optimiza la agilidad en todo tipo de situaciones.

La gama de motores, todos Ingenium de cuatro cilindros, cuenta con tres versiones diésel y dos de gasolina. El modelo básico es el diesel de 150 CV de tracción delantera (desde 37.450 euros). También hay motores diesel de 180 (desde 42.300 euros) y 240 CV (desde 58.200 euros), y de gasolina de 249 (desde 47.100 euros) y 300 CV (desde 58.600 euros), que acelera de 0 a 100 km/h en 6,4 segundos. Estas motorizaciones tan sólo están disponibles con tracción integral.