Actualidad

El plan PIVE mitiga las pérdidas del sector

El plan PIVE mitiga las pérdidas del sector

Las patronales del sector del motor destilan cierto optimismo debido a los resultados positivos obtenidos con el Plan PIVE de incentivo a la compra de automóviles. El año se cierra con 699.589 unidades vendidas (65.000 operaciones dentro del Plan) y una caída del 13,4%. Los beneficios de la medida gubernamental se notaron sobre todo en el mes de diciembre con más de 1.500 reservas diarias, indican fuentes de Anfac, Faconauto y Ganvam. Si se tienen en cuenta estos datos y se realiza una comparativa día a día de este mes, el segmento de particulares solo habría descendido un 2,7% son respecto a 2011, destacan las mismas asociaciones. Una situación que les lleva a pedir de forma insistente al Gobierno que amplíe el Plan que finaliza en marzo 2013 durante todo el año.

El presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, considera que «la puesta en marcha del Plan ha supuesto un revulsivo económico y psicológico para el consumo». En un escenario muy duro en el que en los últimos cinco años «se han quedado en el camino más de 35.000 pymes y 40.000 empleos». Jaume Roura, presidente de la patronal de concesionarios, Faconauto, abunda en la necesidad de continuar con el Plan «y, si puede ser mejorado, ya que por ejemplo hay modelos muy eficientes energéticamente que se han quedado fuera de éste».

El canal que más ha sufrido durante el año pasado es el de empresas con un descenso del 19,4% y 224.980 unidades vendidas. En diciembre la bajada fue del 37,6%. Le siguen las ventas a particulares con un descenso acumulado del 12,9% (337.948 unidades), que en diciembre bajaron un 17,3%. Las empresas de alquiler cerraron diciembre con un importante incremento del 11,6% (5.614 unidades) y cerraron el año con un descenso del 3,2% y 136.661 unidades vendidas.

La dotación presupuestaria para el PIVE es de 75 millones de euros y, de momento, se ha dispuesto del 80%. La medida supone la ayuda de 2.000 euros a la compra de un automóvil catalogado por el IDAE con las etiquetas A o B de eficiencia energética y con un precio máximo de 25.000 euros sin IVA, El Gobierno aporta 1.000 euros y las marcas de vehículos se hacen cargo del resto.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no