• 1 / 9

    Carruaje húngaro del siglo XVI

    Este carruaje del siglo XVI dio origen a la palabra coche. Muy popular en la ciudad de Kocs, Hungría, se usaba generalmente como transporte colectivo, tenía bancos longitudinales a los lados, una capacidad de hasta ocho plazas y, por extensión, su apelativo pasó a definir este tipo de vehículos en otros idiomas, como el alemán (kutsche), el inglés (coach) o el español (coche).

  • 2 / 9

    Berlina

    Proviene de la ciudad de Berlín, lugar donde fue diseñada en 1660 para servir en sus largos viajes europeos a Federico Guillermo I de Bradenburgo. Se trataba de una evolución de la carroza clásica, pero era más ligera, ganaba en comodidad gracias a unas suspensiones de resortes metálicos y también era más segura pues incorporaba dos largueros laterales entre los ejes en lugar de una sola viga central, evitando así el vuelco en caso de rotura de alguna de las ruedas o de los tirantes del atalaje.

  • 3 / 9

    Limusina

    Es un vehículo originario de la región francesa del Lemosín (Limousin, en francés), del tipo carreta, con carrocería cerrada y tirada por un solo caballo. Se utilizaba fundamentalmente para el reparto de todo tipo de mercancías y en su interior disponía de dos bancos corridos a los lados para servir también como transporte de personas. También presentó evoluciones cada vez más lujosas y ornamentadas. Por sus generosas dimensiones, con el tiempo dio nombre a las berlinas de carrocería alargada, con tres ventanillas laterales en lugar de dos.

  • 4 / 9

    Cupé

    Viene de coupé, que en francés quiere decir 'cortado', y consistía en una preparación por la que se reducían las dimensiones de un modelo para hacerlo más ágil y ligero. Generalmente se suprimían las dos plazas delanteras y quedaban solo las traseras y el asiento del cochero. La transformación dio origen a numerosas versiones: gran cupé, cupé de ciudad (foto)... Con la llegada del automóvil, pasó a llamarse cupés a modelos deportivos en los que se sacrifica parte del espacio disponible atrás para ganar agilidad de conducción.

  • 5 / 9

    Break

    Debe su nombre al término inglés break ('romper'). Pero también tiene la acepción de domar, que era para lo que se utilizaba este tipo de calesa: acostumbrar a los caballos al trabajo de tiro. Simple y robusta, era básicamente un chasis con cuatro ruedas sin carrocería. Con el tiempo su utilización fue primordialmente campestre, derivando en versiones como el break de caza, con espacio extra para carga. Ya en la era del automóvil, el concepto break se tradujo en un coche familiar con carrocería de mayor tamaño para llevar equipaje y con portón para facilitar la carga.

  • 6 / 9

    Cabriolet

    El cabriolet era en sus orígenes un coche ligero de dos ruedas tirado por un caballo. Tenía suspensión, era más fácil de conducir y solía tener una capota plegable para proteger de la lluvia. Tuvo éxito entre las damas de la aristocracia y pronto se popularizó en versiones de cuatro ruedas, más grandes y estables. Y en Londres se convirtió en vehículo de transporte público, lo que dio lugar a la denominación de taxicab, mezcla de taxímetro (ya existía) y de la abreviatura de cabriolet. El nombre se utiliza hoy, como cabriolet o cabrio, para designar a las versiones descapotables.

  • 7 / 9

    Phaeton

    Podían ser de dos o cuatro ruedas, tenía dos filas de asientos (la posterior destinada a los lacayos) y era tirado por al menos dos caballos. Ligero, rápido y con ruedas de gran tamaño, en su época se correspondería a los actuales deportivos. El phaeton era un modelo propio de la aristocracia, aunque su porte y la altura de sus grandes ruedas también lo hacían volcar más fácilmente que otros modelos. Volkswagen recuperó el nombre en 2002 para bautizar a su modelo más exclusivo, una berlina de cinco metros de largo e imagen distinguida.

  • 8 / 9

    Buggy

    El buggy, o también llamado Boquet en honor a su inventor, era otro tipo de coche ligero, biplaza y abierto. Era un tipo de cabriolet de dos ruedas y que con el tiempo evolucionó a otra variante de cuatro. El nombre buggy deriva precisamente del término bogie, que define la disposición de las ruedas montadas sobre ejes paralelos y próximos. El buggy californiano, nacido en los años sesenta a partir de los VW Beetle, no tiene relación con los carros de caballos, y debe su apodo a otra palabra: bug ('bicho' en inglés) en alusión a Beetle ('escarabajo').

  • 9 / 9

    Spider

    Era un carro de estructura liviana, con suspensiones de gran recorrido y dos ruedas grandes y finas, por lo que asemejaba una araña (spider, en inglés) y de ahí el nombre. Se diseñó en principio como utilitario para el transporte particular, pero su ligereza y buenas cualidades rodantes hicieron que fuera elegido en los hipódromos para disputar carreras. Un spider o spyder equivale hoy en día a un automóvil biplaza, descapotable y deportivo. Este nombre ha sido utilizado sobre todo por fabricantes italianos para bautizar a sus modelos abiertos (Alfa, Fiat, Ferrari, Lamborghini).

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no