Jaguar ha abierto los pedidos del E-Pace, el nuevo todocamino de la marca cuyas primeras unidades se entregarán en España a partir del próximo mes de enero. La gama arranca en los 37.550 euros de la versión de acceso para llegar a los 70.400 euros de la más potente y equipada.

Un producto en el que la marca tiene depositadas grandes esperanzas, como ha explicado Luis Antonio Ruiz, presidente de Jaguar-Land Rover España, durante la presentación de un SUV del que esperan vender 2.500 unidades durante 2018: “El segmento de los SUV compactos sigue en crecimiento y con este modelo ampliamos la oferta del F-Pace. Es un coche que pone al alcance de una clientela más amplia todas las virtudes que distinguen a Jaguar, con lo que confiamos en que tenga una buena acogida en el mercado”.

Lo cierto es que el empaque del E-Pace resulta indiscutible, recuerda claramente a su hermano mayor con un estilo coupé y mucho atractivo se mire por donde se mire. Sus dimensiones, claro está, son más compactas ya que tiene una longitud de 4,39 metros (4.74 metros el F-Pace) y se utiliza la misma plataforma que el exitoso Range Rover Evoque y el Land Rover Discovery Sport. A diferencia de estos, su enfoque es más dinámico y rutero, las capacidades fuera de carretera pasan a un segundo plano para priorizar un comportamiento comparable al de cualquier turismo de alta gama.

En el interior la habitabilidad, como es previsible, se ve reducida respecto a un F-Pace pero sigue siendo óptima para un usuario medio, incluyendo un maletero de 577 litros. El ambiente es el habitual de los productos Jaguar, con acabados cuidados y un equipamiento completo en cualquier de los tres niveles disponibles y dos líneas de acabados, sin olvidar por supuesto una dotación de seguridad con todo lo exigible en un coche de su posicionamiento.

Jaguar E Pace

El ambiente interior está muy cuidado en el Jaguar E Pace.

La oferta mecánica se estructura en torno a motores de cuatro cilindros, gasolina y diésel. Los primeros son dos propulsores Ingenium con potencias de 250 y 300 CV, mientras que los que apuesten por el gasóleo podrán elegir rendimientos de 150, 180 o 240 CV. La versión básica diésel recurre a la tracción delantera y en el resto se monta un sistema de transmisión a las cuatro ruedas, mientras que el cambio puede ser manual de seis marcha o automático de nueve.

La marca asegura que el dinamismo en carretera del E-Pace es una de sus grandes virtudes, un enfoque que consideran el más adecuado para los clientes de este tipo de SUV de categoría premium; en todo caso el E-Pace cuenta con los sistemas necesarios para poder afrontar incursiones fuera del asfalto, recurriendo para ello a toda la experiencia de la otra marca del grupo, Land Rover, en estas tecnologías que mejoran la motricidad en firmes deslizantes.

Con todo, el Jaguar E-Pace parece contar con los mimbres necesarios para convertirse en un protagonista de este segmento tan pujante, pudiendo competir sin complejos con rivales tan cualificados como el BMW X4, el Volvo XC60, el Audi Q5 o el Mercedes GLC.