Actualidad

La madurez de la mecánica híbrida

El nuevo Lexus IS reúne un motor de gasolina y otro eléctrico que suman 223 CV, y gasta solo 4,3 litros. Desde 35.900 euros

La madurez de la mecánica híbrida

Renovación total. La tercera generación del Lexus IS adopta una imagen mucho más moderna y deportiva, y estrena la última mecánica híbrida de Toyota, mucho más potente y eficiente a la vez. Ya está a la venta en España a partir de 35.900 euros.

El IS es la alternativa de Lexus —la marca de lujo de Toyota— a las berlinas medias europeas de prestigio, como los Audi A4, BMW Serie 3 y Mercedes Clase C. Hasta ahora había pasado sin pena ni gloria por Europa, con una imagen elegante y mecánicas más bien discretas, sobre todo la versión diésel, ruidosa y poco refinada. El modelo que llega ahora presenta mejores argumentos.

El primero es la imagen, porque estrena el nuevo frontal de Lexus, con una parrilla tipo nido de abeja, mucho más vanguardista y deportiva que incluye unos vistosos faros bi-xenon. Y el carácter se mantiene en el resto, desde los nervios de los laterales a la zaga. Mide 4,67 metros de largo, ocho centímetros más que el IS anterior, y recuerda a su hermano mayor el Lexus GS, en miniatura (adopta elementos de su chasis). El resultado es un aspecto dinámico y poderoso, que culmina con la mejor aerodinámica en berlinas de su tamaño (CX: 0.25).

Forma y función se compenetran bien en el IS. Su imagen gana enteros con el nuevo chasis más largo, que aporta un perfil más fluido y también más amplitud. La distancia entre los dos ejes ha crecido siete centímetros mejorando el espacio y confort de las plazas traseras, anterior punto débil. Y al llevar la batería principal del módulo híbrido bajo el maletero —en el GS va detrás de los asientos— suma otras ventajas: más habitabilidad atrás, maletero mayor (pasa de 398 a 450 litros) y la posibilidad de abatir los respaldos posteriores.

El nuevo Lexus ofrece también un diseño interior y una calidad de materiales superiores. Destacan el salpicadero y la consola central, orientados al conductor, y una instrumentación a la última. Y aporta una suavidad y silencio de rodadura sobresalientes, gracias en gran parte a la rigidez del chasis, que incluye avances como lo último en soldadura láser y uniones entre piezas con adhesivos químicos.

La gama incluye dos mecánicas: IS 250, con motor 2.5 V6 de 208 CV (37.800 euros) e IS 300h, con un 2.5y módulo híbrido (223 CV). Esta última se ofrece en cinco versiones: ECO, Hybrid, Hybrid Drive, Hybrid F-Sport e Hybrid Plus y los precios van desde 35.900 hasta 52.500 euros. El equipo de serie es muy completo e incluye siempre ocho airbags (dos de rodilla), control de estabilidad, llantas de aleación, climatizador, faros de xenon, bluetooth.



Adiós al diésel


El nuevo módulo híbrido de Lexus es muy diferente al del Toyota Prius y supone la madurez de esta tecnología en la marca japonesa. Reúne un motor 2.5 de gasolina (cuatro cilindros) y otro eléctrico. El primero cumple la norma de emisiones Euro 5+ e incluye inyección dual y 181 CV. El eléctrico, que también recupera energía en las retenciones y frenadas, aporta 143 CV y se alimenta con una batería de níquel de 650 voltios.

En total suman 223 CV (no ofrecen la potencia máxima a la vez), pero lo mejor es que ofrece unas prestaciones holgadas para viajar, el punto débil de los híbridos: alcanza 200 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 8,3 segundos. Pero ofrece un un consumo medio sorprendente para su tamaño y peso: apenas 4,3 litros que reduce las emisiones de CO2 a 99 gr/km y evita pagar impuesto de matriculación. Así, gasta casi un litro menos que el anterior IS 200D turbodiésel de 150 CV, al que de hecho jubila (era el último diésel que le quedaba a la marca).



Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no