Actualidad

Las 8 ofertas de ‘renting’ más llamativas del momento

Si un coche se deprecia casi un 20% en cuanto lo matriculan, ¿tiene sentido comprarlo? La propiedad pierde peso frente al pago por uso: cada vez más particulares se decantan por una fórmula que antes solo usaban las grandes empresas.

Renting de coches

El 'renting' se ha convertido en una alternativa muy interesante a la compra de coche.

La compra de un coche es una decisión tan pasional que ha de tomarse con papel y boli, racionalmente y con calma, comparando la adquisición tradicional y el renting: cualquier conductor debería plantearse esta fórmula porque en muchos casos merece la pena decantarse por ella. Cada vez más particulares lo hacen. “Estamos viviendo un momento dulce”, resume el presidente de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER), Agustín García Gómez.

Un estudio de Automovilistas Europeos Asociados (AEA) ayuda a entender por qué. El informe pone como ejemplo un Seat León 1.4 TSI Style VISIO de 125 CV, a la venta por 19.500 euros. Teniendo en cuenta varios parámetros, como el coste por inversión y el gasto en mantenimiento, reparaciones o seguro (y partiendo de un uso de 15.000 kilómetros anuales), resulta que el precio del modelo sale a una media de unos 430 euros al mes durante ocho años. Ese mismo vehículo puede conseguirse a través de LeasePlan por 304 euros mensuales, sin entrada y con una diferencia significativa: a los cuatro años será nuevo otra vez.

De un modo esquemático, el renting significa olvidarse de todo: mantenimiento, reparaciones, seguro, cambio de neumáticos… Se trata de llenar el depósito y conducir. “Su gran ventaja es que disfrutas de un coche nuevo constantemente, con los niveles más altos de seguridad y los menores consumos, y con todo incluido. Por una cuota fija tienes todo controlado sin sorpresas y además eliminas la incertidumbre del futuro valor del vehículo”, sintetiza Javier León, responsable de renting de automoción de la Asociación Española de Leasing y Renting (AELR).

Crecimiento

En 2017 el parque de vehículos en renting se situó en 551.730 unidades, un 13,4% más que en 2016, y lo más significativo es que el segmento que más creció fue el de autónomos y particulares (un 82,3%). Y el futuro pinta bien. “Hace 50 años tener un coche suponía una consolidación familiar, era la segunda compra más importante tras la vivienda. Hoy, los jóvenes entienden mejor pagar por el uso que por la propiedad”, analiza León. “El crecimiento de la economía colaborativa favorece a nuestro sector”, añade Agustín García.

Habitualmente los contratos de renting duran cuatro años, y por una cuota fija incluyen 60.000 kilómetros de uso (el exceso se paga aparte) y un paquete de servicios, tales como seguro, mantenimiento, asistencia telefónica, reparaciones… Cuando acaba el contrato, se firma otro o se negocia la compra con la compañía, que establece un valor residual para el vehículo.

“Y vamos a ir a una situación más flexible todavía porque los jóvenes lo demandan. El sector va a ser cada vez más suscripcional. Van a ser más comunes los contratos de uno o dos años, e incluso los contratos a la carta”, vaticina Javier León.

Los precios bajos también están ayudando a que muchos compradores se decidan. “No ocurre con todos los modelos, pero, como norma general, ahora mismo puede salir más económico el renting que la compra”, señala León, que explica las razones: “Los fabricantes nos hacen descuentos por hacer compras de gran volumen, y asimismo llegamos a acuerdos con fabricantes de neumáticos, con talleres concertados… Esos descuentos los aplicamos al cliente final y podemos ofrecer buenas tarifas”.

Entre tanto, el renting interesa cada vez más y los resultados corroboran la sensación. “Las previsiones de este año hablaban de un crecimiento del parque del 7% y con las cifras de mayo ya hemos llegado al dato previsto para diciembre. Ahora mismo el parque ronda los 590.000 vehículos”, explica García, que hace hincapié en el empuje de los particulares y autónomos (dos grupos que las asociaciones no pueden separar estadísticamente). “El pequeño cliente es el que más se está acercando al renting, y eso es lo que nos interesa. En 2015 contábamos con unos 10.000 particulares y autónomos; ahora son unos 50.000”, celebra el presidente de la Asociación Española de Renting de Vehículos.

Javier León justifica la tendencia: “Si no te importa no tener el coche a la última, no llevarlo al taller o no cambiar los neumáticos, no pasa nada. Pero si quieres hacer un uso racional del vehículo, no te sale a cuenta comprarlo para mantenerlo durante 10 años. La solución más lógica es el renting”.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no