La próxima generación de deportivos radicales está preparada. Y ya se conocen muchos de sus secretos. Aston Martin ha desvelado el Walkyrie, con sólo 1.000 kilos de peso y 1.000 CV de potencia. Desarrollado en colaboración con la escudería Red Bull, solamente se fabricarán 175 ejemplares, de los cuales 25 serán de competición y 150 podrán circular por carretera.

Todavía en fase de producción, llegará en 2019 y cuesta tres millones de euros en su versión de calle. Y ya están todos vendidos. Tiene un motor de gasolina 6.5 V12 preparado por Cosworth conectado a un conjunto eléctrico suministrado por el especialista Rimac. El gran logro del Walkyrie es ser el primer híbrido de altas prestaciones con un peso pluma digno de la competición. Según Aston Martin, el Walkyrie va a ser igual de rápido en circuito que un F1.

El McLaren Senna es un homenaje al legendario piloto brasileño y también un carísimo capricho de unos pocos. Serán fabricados solo 500 ejemplares, cuesta 850.000 euros y  su producción se iniciará a finales de año. La cartera de pedidos ya está agotada, excepto una unidad que se reservó para una subasta benéfica. Recurre a un motor 4.0 V8 biturbo que le dotan con 800 CV de potencia.

Las influencias de la F1 también han dado pie al Mercedes AMG Project One. Es también un auténtico F1 biplaza para uso en carretera del que se están construyendo 300 únicos ejemplares y  que empezará a entregarse a finales de este mismo año a cambio de 2,5 millones de euros. Con 1.050 CV de potencia y capaz de alcanzar los 350 km/h, el Mercedes es un coche híbrido, con un motor de combustión 1.6 V6, como los utilizados en F1, que se combina con otros cuatro eléctricos.

El Techrules Ren es otro hypercar chino de diseño italiano Giugiaro y con la particularidad de tener tres asientos, uno central para el conductor y dos más a los lados. Su potencia es de 1.305 CV, suministrada por seis motores eléctricos (dos en el eje delantero y cuatro en el trasero), más una turbina alimentada por gasóleo encargada de prolongar la autonomía teórica hasta 1.170 kilómetros al ir recargando las baterías. Capaz de alcanzar 330 km/h, se prevé su llegada para 2020 y hace poco se presentó su versión RS reservada para competición.

Mítica, la marca Brabham resurge con el BT62. En contra de sus primeras intenciones, no se podrá matricular, restringiendo su uso en circuito. Se van a fabricar 70 ejemplares con un precio de 1,5 millones de euros. Más tradicional, pesa solo 972 kilos y tiene un “clásico” motor atmosférico 5.4 V8 de 710 CV. De carácter muy radical, su adquisición incluye un curso intensivo de conducción en pista.

Brabham BT62.

Mate Rimac es un visionario inventor de Croacia que ha desarrollado el C_Two. Con cuatro motores eléctricos y 1.914 CV, alcanza 412 km/h de velocidad y una autonomía de hasta 650 kilómetros (NEDC). La producción prevista de 150 unidades está ya casi vendida en su totalidad y llegará dentro de dos años con un precio  de 1,7 millones de euros.

El NextEV Nio EP9 es chino, tiene una potencia de 1.360 CV y es por ahora el coche eléctrico de producción más rápido sobre el circuito de Nürburgring, poseyendo el récord con 6 minutos y 45 segundos. Tiene cuatro motores y las baterías se pueden recargar en 45 minutos o ser sustituidas por otras al instante, disponiendo entonces de una autonomía de 427 kilómetros. Puede rodar sin conductor, de forma autónoma, se harán 10 unidades bajo pedido y el precio estará próximo a 1,5 millones de euros.

La llegada de los súper-SUV

Las marcas más selectas han capitulado frente al fenómeno SUV. Hasta las más conservadoras incluyen ya en sus gamas modelos 4×4 de altos vuelos, dotados de lo mejor de cada casa.

Lamborghini se apunta a la moda con el nuevo Urus. Su motor 4.0 V8 biturbo y 650 CV le convierten en el SUV más rápido por el momento. Alcanza los 305 km/h de velocidad máxima y cuesta 171.000 euros.

BMW propone su X6 M, un gran SUV con silueta cupé por 143.600 euros. Con motor 4.4 V8 Biturbo rinde 575 CV y acelera de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos, lo mismo que un Porsche Carrera 4S con cambio manual.

BMW X6 M.

Jeep supera a todos en potencia con el Grand Cherokee Trackhawk. Su motor es un 6.2 V8 de 707 CV y se lanzará en Estados Unidos en agosto por un equivalente a 73.500 euros.

Range Rover no ha querido quedarse atrás en esta guerra de potencias. Para ello renueva el Sport SVR con un motor 5.0 V8 sobrealimentado mediante un compresor que alcanza 575 CV. Su precio: 151.400 euros.

• La siempre conservadora Rolls-Royce también claudica y ha presentado el Cullinan, un SUV que estará a la venta dentro de unos meses por un precio probablemente superior a 400.000 euros. Su motor es el afamado 6.7 V12 con 570 CV y el interior será dotado con lo más exquisito de la marca.