Actualidad

Los kei-car también pueden ser furgonetas: Suzuki Air Triser

La marca japonesa presenta un prototipo de furgoneta compacta de estética retro que mide 4,2 metros y tiene espacio para seis pasajeros.

Los kei-car también pueden ser furgonetas: Suzuki Air Triser

No todo van a ser coches ultracompactos (o incluso inventos para disfrutar de un día de playa), la legislación kei-car no impide que los modelos acogidos a esta normativa sean otro tipo de vehículos como, por ejemplo, una furgoneta. Suzuki ha presentado de cara al Salón del Tokio un prototipo de la suya: el Air Triser Minivan Concept.

Lo primero que llama la atención es su diseño, muy en la línea (por formas y estructura) de lo que se ve habitualmente entre los kei-car, pero con las típicas licencias de un prototipo (forma de los pilotos, llantas, sistema central de apertura de puertas) y con un aroma (será por la combinación cromática) a la mítica T1 de Volkswagen.

Sin embargo, lo importante está en el interior (toma tópico), y es que tras sus peculiares puertas de apetura medio suicida, medio corredizas, se encuentra un amplio habitáculo con tres filas de asientos, dos individuales delante y en medio y un banco trasero, que forzando podría alojar hasta a tres personas.

¿Y por qué importa, si no tiene nada del otro mundo? Porque estamos hablando de un kei-car, lo que significa unas dimensiones compactas que en este caso suponen 4.200 mm de longitud, 1.956 mm de anchura y 1.815 mm de altura. Lo curioso es que Suzuki propone varias configuraciones para el interior, una ‘relaxation’ en la que los asientos quedan enfrentados y una ‘lounge’ en la que se disponen en forma de U.

La mecánica se ajusta a la legislación con un bloque tetracilíndrico de 1.372 cc, auxiliado por un sistema híbrido y asociado a una caja de cambios manual de cinco relaciones que manda la potencia (no especificada) a las cuatro ruedas.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no