EL MOTOR PARA MITSUBISHI

¿Por qué renunciar a nada cuando puedes tenerlo todo?

El nuevo Mitsubishi Outlander PHEV ofrece una respuesta de movilidad a cualquier tipo de necesidad.

Elegir un nuevo coche es ahora, paradójicamente, quizá más difícil que nunca. La oferta del mercado es amplísima, pero lo que complica el proceso son las incertidumbres que genera una movilidad en plena transformación, mensajes difusos de los legisladores y las dudas sobre cuál es la opción más acertada en este contexto convulso. Sin embargo, ¿por qué renunciar a nada cuando se puede tener todo? La solución a esta ecuación la ofrece el nuevo Mitsubishi Outlander PHEV.

Los automovilistas se alejan cada día más de las motorizaciones de combustión tradicionales, por las limitaciones que sufren en determinadas zonas y circunstancias, además de por convencimiento de una conciencia medioambiental. Las alternativas más eficientes incluyen la hibridación clásica, de rendimiento eléctrico muy limitado, o los propulsores 100% sin emisiones, pero con muchísimos condicionantes. En el término medio, ofreciendo un equilibro perfecto que solventar tales carencias y resolver cualquier desafío, se encuentra la sofisticada tecnología híbrida enchufable del Outlander PHEV.

Sobre un formato de carrocería todocamino, el que se triunfa en el mercado en estos momentos, Mitsubishi ha desarrollado un automóvil polivalente, con un tamaño equilibrado y todas las ventajas de disponer de dos motores eléctricos, uno acoplado a cada eje por lo que se trata también de un vehículo con tracción total. Y, por supuesto, con el generoso equipamiento y calidad contrastada que caracteriza a la gama de productos del fabricante japonés.

Su batería de gran capacidad de almacenamiento eléctrico supera con claridad a las utilizadas en los híbridos clásicos. Sólo así permite homologar una autonomía en modo 100% eléctrico de nada menos que 54 kilómetros, lo que se traduce en dos ventajas incontestables. La primera es que muchos usuarios podrán satisfacer sus necesidades de movilidad diarias sin necesitar combustible, ahorrando así dinero y contribuyendo a la descarbonización del transporte personal; la segunda es el etiquetado Cero que otorga la Dirección General de Tráfico (DGT) y que aporta beneficios como la entrada libre a los centros urbanos, la ausencia de restricciones en episodios de alta contaminación, estacionamiento gratuito en zonas controladas, acceso a los carriles de alta ocupación, menores cargas impositivas…

El Outlander PHEV es autorrecargable en un proceso que se completa tanto por la energía cinética recuperada en sus deceleraciones y frenadas como recurriendo al motor de gasolina 2.4 litros, capaz de aportar energía a las baterías, con lo que nunca existe el riesgo de que se agoten y queden así limitados los desplazamientos, como sucede con los eléctricos puros.

Si fuera necesario completar la carga conectándolo a la red eléctrica, es posible hacerlo fácilmente en una toma de corriente doméstica y también en puntos de carga gratuitos. Además Mitsubishi regala ahora con la compra de un Outlander PHEV la instalación de un punto de carga. Los detalles de esta oferta se encuentran disponibles en la web de la marca o en sus concesionarios.

Y todo ello, con un precio de partida para el Mitusubishi Outlander PHEV de 34.350 euros, en el que se incluyen cinco años de garantía o 100.000 kilómetros para el coche y ocho años o 160.000 kilómetros para las baterías.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no