Cuando Opel presentó el deportivo Insignia GSi, quedó en el aire la duda de si la marca lanzaría una versión homóloga en la carrocería familiar del modelo. Y sí: Opel (ahora ya parte del grupo francés PSA) presentará en el Salón de Fráncfort 2017 el Insignia GSi Sports Tourer, que no sólo es una adaptación al formato familiar del concepto, sino que también aporta novedades.

Exhibe el mismo músculo que su hermano gracias a un contundente frontal con enormes entradas de aire, marcados pasos de rueda, llantas de 20 pulgadas y un esculpido lateral tanto en la zona de los faldones como en la de la cintura. La integración de la zaga alargada es perfecta, sin restar ni un ápice de deportividad al conjunto y añadiendo un pequeño alerón y una salida de escape doble. Donde sí gana enteros es en el interior, algo lógico, ya que ofrece una capacidad de maletero de 560 litros que se amplía hasta los 1.665 con los asientos traseros abatidos.

Opel Insignia GSi Sports Tourer

La berlina solo estaba disponible con el motor gasolina 2.0 turbo de 260 CV y 400 Nm, asociado a una caja de cambios automática de doble embrague y ocho relaciones, así como a la tracción integral con reparto vectorial de par motor. El familiar también tendrá esta opción, pero suma un propulsor diésel a su oferta: el 2.0 BiTurbo de 210 CV y 480 Nm que, con la misma caja de cambios y tracción, acelera de 0 a 100 km/h en 7,9 segundos y homologa un consumo mixto de 8,9 l/100 km.

Las mejoras que optimizan su comportamiento son cuantiosas: tiene una altura rebajada 10 milímetros, calza neumáticos Michelin Pilot Sport 4 S, incluye tres modos de conducción (Standard, Tour y Sport) que varían la respuesta de dirección y acelerador y monta frenos Brembo con discos de 345 mm de diámetro, mordidos por pinzas de cuatro pistones en el eje delantero.

Opel Insignia GSi Sports Tourer